Portada
Gilgamés
Revista FURTIVO
Ciudadanos del mundo
Muisne
Días de Otoño en Valdecabras
Esculturas de Vicente Marín
Esculturas de Julia
Fotos-Actualidad gráfica
Fotos-DíasdeotoñoenValdecabras1
Fotos-DíasdeOtoñoenValdecabras2
Fotos de Pozoamargo
Fotos de Valdecabras
Anuncios gratis
Poesía
Pozoamargo
Prehistoria
Historia antigua
Historia moderna
Flora
Hongos
Voces sin R.A.E.
ArtículosÍntegros
furtivo.eu
Valdecabras
CuencosdeCuenca
Variopinta
Hongos y setas
Opina
Libro de Visitas
Pozoamargo.Fotos
 


Caminos romanos que pasaban por Pozoamargo y sus inmediaciones

.................................................................................................................................................

PUTEIS, en la Tabula Itineraria

Campo de Naranjas en Pozo AmargoCerca del aljibe romano de la Casa Buedo, en Pozoamargo, pude contemplar esta estampa tan inesperada en plena Mancha. En el horizonte apenas se ve el pueblo. El aljibe romano es un buen punto para hacer referencia a la Tabula Itineraria, conocida también como Tabla Peutingeriana, en cuyo segmento I (recuperado a partir del segmento I original, estropeado por el uso, por lo que no conserva las características del resto de la tabla antigua -dibujos, colores, etc.; o quizá a partir del Itinerario de Antonino o del Anónimo de Rávena) aparecen las rutas o itinerarios de la España romana del siglo IV, siglo en el que se escribió, o dibujó, la tabla (hacia el año 330). En uno de estos itinerarios, el que llevaba de Complutum (Alcalá de Henares) hasta su entronque con el itinerario gaditano, en Chinchilla, desde donde seguía en dirección a la costa valenciana (Turres, Ad Turres), punto en el que comfluía, a su vez, con el camino que venía de Cartagena (Cartago Espartaria), aparece el sitio, poblado o mansión, "Puteis" (Los Pozos), lugar que los historiadores identifican con el actual Pozoamargo.

Tabula.Segmento I Segmento I de la Tabula itineraria de Konrad Peutinger. Abajo  se inserta otro segmento original, el de Roma.

Segmento I. Detalle (Puteis)Corte de la parte que corresponde a "puteis", entre Segobriga (Sigobrica)  y Chinchilla (Saltigi)

Tabula.Segmento de RomaToda la Tabla, salvo el segmento I, se conser va en este estado original. El círculo de la derecha representa a Roma.

Portada de la edición de LucernaLa Tabula Itineraria se conservaba en la biblioteca de Konrard Peutinger, un humanista de Maguncia, y fue publicada en 1565. Esta es la portada 

**********************************************

EL ANÓNIMO DE RÁVENA

..............................

PUTEIS altis, según José Cornide

Extracto del artículo de José Cornide, de fecha 23 de Julio de 1797, publicado en el Boletín XX de la Real Academia de la Historia (Memorias de la Real Academia de la Historia, Vol. 3), titulado:

NOTICIA DE LAS ANTIGÜEDADES DE CABEZA BEL GRIEGO, RECONOCIDAS DE ORDEN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA POR SU ACADEMICO DE NUMERO DON JOSEF CORNIDE.

INTR0DUCCION.

En desempeño del encargo de la Academia partí de Aranjuez para Cabeza del griego el 25 de Junio de 1793 , llevando en mi compañía al profesor de Arquitectura Don Melchor de Prado. Desde allí, por Ocaña , me encaminé á Fuente de Pedro Narro, con cuyo Cura, Don Jácome Capistrano de Moya nuestro Académico correspondiente, debía tratar en conseqüencia del encargo de la Academia. Pero no habiendole encontrado en su Parroquia por hallarse en su pais con el fin de reparar su salud, continué mi viage,sin este auxilio, hasta llegar á la Casa molino, llamada de Só la cabeza, por estar situada al pie del cerro de este mismo nombre, y á la margen del rio Xigüela.

Desde allí pasé al siguiente dia á tratar con el Cura de Sahelices Don Bernardo Manuel Cosio, con Don Vicente, y Don Juan Francisco Falero, primeros descubridores de estas antigüedades, ya para que me entregasen la llave de la cerca con que se halla resguardada la Iglesia Gotica, y ya para rogarles me acompañasen á la confrontacion que debia hacerse de todas las inscripciones , baxos relieves, sepulcros y otras piezas, cuyas copias antes de ahora habian sido remitidas á S. M. por el Señor Tavira, y de su órden á la Academia.
……………………

§. I. De la extension y limites de la Celtiberia.
…………………………….
En este apartado se puede leer:

…………….. de los quales este último es el mas alto, siendo situado en 41 grados y 45 minutos) baxa hasta Valeria-, Istonio, y Alaba, que pone en 40 y 20; contando á Ercabica entre Attacum y Segobrica , y á esta última mas alta 1 o minutos que Condabora ó Consuegra , y en el mismo paralelo que Valeria; lo qual puntualmente se verifica en Cabeza del griego l. El Geógrafo Ravenate (que se cree escribia en el siglo VII.) compuso una obra que intitulo de Divisione mundi en la qual siguió por lo comun el Itinerario de Antonino. En ella suele proponerse una ciudad principal como centro, de donde parte por varios rumbos señalando los nombres de las otras ciudades que caian en cada uno. Así sucede en el numero 44, en que situándose en Complutum , sigue primero al sudoeste Toletum (Toledo), Lebura (Talavera la vieja) , Augustobriga (en los Montes de Toledo), Lacipea (Talarubias), TurcaJium y Rodacis (desconocidos). Luego sigue por el norueste, dando noticia de los pueblos de los Vaccéos, y luego vuelve al sur ó sudeste, empezando por Caraca (Carabaña), y siguiendo por SigobricaPuteis altis, y Libinosa , termina por entre sur y sudoeste dando razon de varios pueblos de la Mancha ».

Por esta noticia del Ravenate se ve, que despues de Caraca y antes de Puteis altis, siguiendo la direccion del sudoeste, coloca á Sigobriga; y justamente esta es la situacion que corresponde á Cabeza del griego; porque bien Caraca sea Carabaña, o ya Guadalaxara, el que quiera pasar de allí á Puteis altis, y Libisona (que son los dos pueblos mencionados en el Itinerario con el nombre de Libisosa y Putea, que son Lezuza y la Minglanilla) debe pasar precisamente por Cabeza del griego o sus inmediaciones. ……………………..

§. X.De las Calzadas romanas que pasaban por la Celtiberia.                       ............................                                                                                        
                                                                                                               No es tan facil determinar la direccion de la quarta calzada, como nos ha sucedido con las tres anteriores. No tenemos duda en que saliendo de Laminio ó Fuen-llana se dirigia rectamente á la ciudad de Zaragoza , …………….

Desde Parietinis se dirigia esta calzada á otro pueblo llamado Saltici, distante 15 millas. Es dificil averiguar la verdadera situacion de este pueblo ; ni por estas inmediaciones se halla nombre que se le parezca. Si hemos de reducirlo á su verdadera distancia , es menester situarlo en Chinchilla, como quiere el Señor Lozano. El Padre Higuera quiere sea Sisante; pero no da razon que lo convenza, aunque tampoco descubro repugnancia en que sea así. Si admitimos alguna de estas situaciones es menester buscar la siguiente, llamada Ad-putea hácia la Minglanilla. El nombre de Ad putea, esto es , A los pozos , es denominacion muy comun de varios pueblos del reyno de Murcia , como era regular en un pays donde los rios y las fuentes son poco comunes. Pero querer buscar en dicho reyno nuestros pozos (como quiere el Señor Lozano) ya se ha dicho que repugna á la direccion de este camino. El anónimo Ravenate (que en gran parte formó su descripcion de España con nombres tomados del Itinerario) menciona al mediodia del de Complutum y Segobriga una poblacion llamada Puteis altis, y es verosimil sea el Ad putea del Itinerario, que yo creo tenga mas alusion á pozos de algunas minas, que á pozos de aguas potables.                      …………………………

§. XI.De otras calzadas que pasaban por la Celtiberia

Descubrí la tercera calzada no lejos del lugar del Hito, legua y media al oriente de Cabeza del griego cerca de una ermita llamada nuestra Señora de la Expectacion ; desde la qual por medio de unas hazas baxa perceptible hasta pasar el Xigüela por el sitio llamado Puentes-viejas. De allí continúa por el monte de Castillejo á unirse en la Carrasca-de los muertos con la otra calzada que por Fuente-pinilla pasa desde Cabeza del griego á la casa de Jaillo,y lugar de Rozalen. Aunque el nombre de Puentesviejas supone haberlas habido antiguamente en este sitio, no he podido descubrir sus vestigios, ni menos continuar esta calzada hacia el mediodia. Pero por las noticias recogidas entre los naturales y prácticos del camino de Murcia,he sabido se dirige hacia Villarejo-de fuentes (que dexa á la derecha), pasa por cerca de Alconchel,y se vuelve á hallar cerca de Villar-de la encina, desde donde por el estado de Jorquera entra en el reyno de Murcia terminando en Cartagena. El Padre Roman de la Higuera tuvo noticia de esta calzada; pues hablando en sus apuntamientos de Alconchel dice, que está en la Celtiberia á 4 leguas de Cabeza del griego y cerca de la calzada de los romanos , y que allí se han hallado estatuas , idolos, monedas, cascote, y piedras sillares.
, y que no se hallan mencionadas en el Itinerario. …………………….

El Señor Lozano en su Bastitania y Contestania (part. I. pag. 39) dice : „ que en las inmediaciones de la Gineta se reconocen en el dia algunos fragmentos de camino romano, y que desde el norte de aquel pueblo sigue á Pozo-amargo , cuyos contornos lo dan dividido (segun prácticos viageros) en dos ramos, que el uno tira á San Clemente , la Alberca , Villar-de la encina , Alconchel, Villarejo-de fuentes, y que por último se descubre al norte de Buendia ; que puede dirigirse á Zaragoza , buscando el camino de Arriaca ,.Cesata, Saguntia, Arcobriga, y Bilbilis : que el otro ramo parte de Pozo amargo, buscando el norte de la Atalaya, Casas de la Nava, Castillo-de Garci-Muñoz, Monte-Albanejo, y Villar de cañas, donde afirman que desaparece; que su direccion no obstante pide á Cuenca y el oriente de sus tremendas sierras , y que se recela que este camino tuviese por objeto la antigua Valeria." El del Señor Lozano era descubrir la direccion del camino que de Laminio pasaba á Zaragoza, y si se aparta de este empeño quanto á los dos de que dexa tratado, á lo menos nos da en el primero una confirmacion de lo que dixo el Padre Higuera, y de mis sospechas; segun las quales , creo que este camino es el mismo que pasa al poniente del Hito, y que siguiendo en sentido contrario la direccion que propone el Señor Lozano iba por Villar-de la encina , Alconchel, la Roda , la Gineta y Albacete , siguiendo con corto desvio el camino ordinario de Cartagena , hasta cuya ciudad no pertenece á mi asunto describirlo, pues ya camina fuera de la Celtiberia.No sucede así con el ramo que desde Pozo-amargo tomaba á la Alberca, etc. En este soy de la misma opinion que el Señor Lozano en quanto á que su objeto era la ciudad de Valeria; y añado , que asi como esta ciudad tenia por él comunicacion con Cartagena , así parece la debia tener con Clunia, y las mas ciudades de la Celtiberia que le caian al norte; en cuyo concepto la parte de este camino , que se descubre en Valde-cañas y alli se oculta, puede ser del que salia de Valeria, é iba á incorporarse con la calzada del Hito en Alconchel, o en sus inmediaciones.

La cuarta de estas calzadas es la que entraba en el cerro de Cabeza del griego …………………

*************************************************

Pozoamargo. Puteis en Itin. Romana II, de J. Schnetz Facsímil de la via de Complutum a Morum del "Ravennatis anonymi Cosmographia et Guidonis Geographica" en "Itineraria Romana II", de J. Schnetz.:

Nota al artículo

Como puede apreciarse, José Cornide confunde Pueis (Pozoamargo) con Puteis altis (altis es, en realidad, Saltis, Chinchilla), y lo identifica con el Ad Putea del Itinerario de Antonino, situándolo en Minglanilla, aunque sí se refiere claramente al camino romano que, desde Chinchilla se dirigía a Segógriga y Complutum (Alcalá) por La Gineta, La Roda, Pozoamargo, Vara de Rey, etc. Puteis altis, por tanto, no existe.

MMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMM oooooooooooooo MMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMM

Pozoamargo. Ravenatis A. Cosmographia Portada de la Cosmografía del Anónimo de Rávena, editado por M. Pinder y G. Partey -Berlín 1860-, quienes recopilaron la información de diversos códices antiguos, que se relacionarán más adelante.

....................    .....................    .....................     ...................

De “Antigüedades romanas” de Fidel Fita y Colomé

Madrid, 26-junio-1892

Torres, Carabaña, Fuentidueña, Tarancón, Huete y Uclés

El camino más corto y frecuentado desde Compluto (San Juan del Viso sobre la izquierda del Henares enfrente de Alcalá) á Caraca, ó Caracha (Carabaña), que mencionó el Ravenate

Dista Carabaña cuatro leguas de Contrebia, ó casi tanto como de Compluto; de suerte que en las guerras celtibéricas debían considerarse estas posiciones, como puntos de acción combinados sobre las líneas del Henares, del Tajuña y del Tajo. Sin embargo, la vía que el Ravenate hace bajar á Puteis pasando por Sigobrica (Cabeza del Griego), no tomaría por de contado el rodeo de Contrebia, sino que bajando por la vega del Tajuña, ó por Tielmes y Perales, se incorporaría en este último pueblo á la que es hoy carretera general de Madrid á Valencia, y vadea el Tajo por Fuentidueña, donde hay grandes ruinas de población romana, entre las cuales se encontraron trozos de escultura, de arquitectura y de lápidas con inscripciones» (Pozo amargo)

Hace un siglo, el ilustre académico D. José Cornide, tomando á partido la dirección de los caminos, cuyo centro pone el Anónimo de Ravena en Compluto, escribía

 …………..#, baja recto hacia el SO. por Torres y Pozuelo del Rey#. En Torres brotaron de la vera del camino tres inscripciones sepulcrales#. Una de ellas, por el estilo de algunas de Segovia, representa un puente de siete ojos, tal vez acueducto de Compluto#. Torres posee baños de aguas medicinales, rivales de las de Loeches; y no es improbable que ese terreno encubra lápidas votivas. En Pozuelo del Rey la investigación, que no se ha hecho, podrá ser también fructuosa. La inscripción votiva, que vió Morales# en Carabaña, felizmente existe en la casa de la Plaza Mayor, que hace esquina á la calle de la Sierra. Según me escribe D. Millán Rey del Castillo y García, alcalde de Tielmes, la piedra es blanca, marmórea, sacada de las canteras de Colmenar de Oreja, en figura de ara, ó pedestal cuadrilongo, alto 1,60 m. por 0,80 de base, ó anchura de la cara epigráfica visible. Algunos ancianos de la villa dicen que la vieron suelta y escrita por ambos lados, razón por la que se ha movido el Sr. Castillo á rogar al propietario que permita su extracción, y espera conseguir el permiso.#. Tampoco faltan antigüedades romanas en Tarancón, cerca de la estación de la vía férrea#; y la carretera general en su trecho de Tarancón á Sahelices, está claramente cruzada por la vía, que partiendo directa desde Contrebia en busca del Jigüela pasa por Huete, Paredes y Uclés, hasta llegar á Cabeza del Griego, donde estuvo Segóbriga. La ciudad de Huete y la villa de Uclés ostentan como propios# notables monumentos romanos.#: «Por esta noticia del Ravenate se ve, que después de Caraca y antes de Puteis altis#, siguiendo la dirección del SO., coloca á Sigobriga; y justamente esta es la situación que corresponde á Cabeza del Griego; porque bien Caraca sea Carabaña, ó ya Guadalaxara, el que quiere pasar de allí á Puteis altis y Libisona (que son los dos pueblos mencionados en el Itinerario con el nombre de Libisosa y Putea, que son Lezuza y la Minglanilla) debe pasar precisamente por Cabeza del Griego y sus inmediaciones.» 

No estaba entonces tan adelantado, como ahora, ni había salido de mantillas el estudio de la numismática ibérica. Las monedas homonóicas de Caraca y de Contrebia, halladas en Cabeza del Griego, fueron para Cornide letra tan muerta, que reduciendo sus leyendas al alfabeto griego interpretó ................ 

000000000000000000000000000000     ooooooooooooooooooo     00000000000000000000000000

Pozoamargo. Raven. An. Cosm., de de Pathey y Pinder  Facsimil de la página 313 del Ravennatis anonymi Cosmographia et Guidonis Geographica, editado por Moritz Parthey y Gustav Pinder, publicado en Berlín en 1860. A continuación se publica la página 314, en la que termina la vía romana de Complutum a Morum. Aquí se ven claros los sitios Puteis (Pozoamargo) y Saltis (Chinchilla).

..................................................................

Página 314, con los nombres de los dos lugares, con los que termina esta via romana: Solaria y Morum.

ªªªªªªªªªªªªªªªªªªªªªªªªªªª     aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa     ªªªªªªªªªªªªªªªªªªªªªªªªªªªªª

PUTEIS (POR F. Coello)

VÍAS ROMANAS de Sigüenza a Chinchilla
(Francisco Coello)
                                                                                                      Comienza Francisco Coello con la descripción de esta calzada, haciendo referencia al tramo de vía romana, vestigios y miliarios encontrados en las inmediaciones de Cifuentes y Gárgoles de Arriba y de Abajo(Guadalajara), al iniciar el artículo fechado en Madrid el 25 de octubre de 1893, publicado en el número XXIII del año 1893 del Boletín de la Real Academia de la Historia, dedicado a la calzada romana de Sigüenza (Guadalajara) a Chinchilla (Albacete), nudo importante de itinerarios romanos que discurría, entre otros lugares, por Sacedón, Huete, Uclés, Segóbriga (Saelices), Pozoamargo y La Roda.

Francisco Coello de Portugal y Quesada fue un ilustre geógrafo nacido en Jaén, que murió en Madrid el 30-09-1898 , habiendo dejado, como principal aportación a la Geografía, la parte geofísica del Diccionario de Madoz (mapas, planos, etc.), trabajo que le ocupó muchos años. Publicó varios artículos sobre distintas vías romanas de la península ibérica, entre otros, el relacionado arriba, del que proviene los datos que siguen:

Desde Sigüenza (la SEGONTIA de los romanos) se dirigía, por las inmediaciones de Cifuentes y Gárgoles de Arriba y de Abajo, a Centóbriga (Cerro de Santaver, en Cañaveruelas, según Coello), para seguir rumbo a Segóbriga, haciendo notar que el Itinenario de Antonino no hace referencia a este tramo de calzada de Sigüenza a Cabeza del Griego (Segóbriga), lugar donde se unía a la que venía de Alcalá de Henares (COMPLUTUM), siguiendo el mismo curso hasta SALTIGI o SALTICi (Chinchilla); desde Sigüenza se dirigía a Trillo y, cruzando el río Tajo, a Viana de Mondéjar, Pareja, y Sacedón (lugares todos de Guadalajara); se dirigía, luego, en dirección al río Guadiela, que cruzaba, siguiendo en dirección al Castro de Santaver (CENTÓBRIGA, según Coello, en realidad ERCÁVICA) en Cañaveruelas, para después, pasando por Huete, dirigirse a Uclés (ÓCULA) por Loranca y Carrascosa del Campo. Y sigue:

“ Desde Uclés, en cuyas cercanías están bien patentes los restos de la calzada, sigue ésta rectamente, y con iguales vestigios, a Saelices y a la conocida posición de Cabeza del Griego, desputada por las antiguas ERCAVICA y SEGOBRIGA, pero siendo ya evidente que corresponde a la segunda, como yo siempre he creido. Después de ella, y cruzado el Gigüela, antiguo SIGILI, continúan no menos visibles los restos de la calzada, y casi sin interrupción, por cerca del El Hito, nombre indicador, Villarejo de Fuentes y Alconchel, en cuyos dos últimos oueblos se hallaron miliarios, y después de pasar próximo a Puebla de San Blas y Villar de la Encina, tuece algo para dirigirse a La Alberca y desarrollarse por alturas que dominan las extensas llanuras inmediatas; cerca está el cerro Motejón, con ruinas y castillo romano. Por igual causa se acerca a Villar de Cantos y Vara de Rey, marchando por terreno elevado, y sigue por Pozo-amargo, y cerca de Casas de Guijarro a la Roda, nombre también significativo. Luego continúa rectamente a La Ginera, Albacete y Chinchilla, la SÁLTIGI o SÁLTICI del Itinerario. En estas últimas porciones han recorrido su trazado mis comisionados para los reconocimientos, base de mis publicaciones geográficas.

Siendo tan evidente el trazado de la via romana en estas secciones últimas, he creído innecesario mencionar otros indicios, que acreditan el paso del camino, existentes en la mayoría de los pueblos inmediatos a él, y sobre todo, en Saelices, Cabeza del Griego, Villarejo de Fuentes, Alconchel y la Gineta. No faltan, en algunas descripciones de esta parte del camino, errores a cerca de su trazado, indicando su paso por otros puntos, lo cual puede proceder de ramales que partían de él en varios sentidos. Tres de estos ramales son muy notables: el que va de Cabeza del Griego, por Carabaña, a COMPLUTUM, señalado por el anónimo de Rávena, y que indicaba ya la verdadera situación de SEGOBRIGA; el que va desde Pozo-amargo al Norte hacia Valeria, colocada en la llamada Vieja, entre Valera de Abajo y de Arriba, el cual tiene importantes prolongaciones más allá, y por último, el que desde el mismo Pozo-amargo se dirigía al Este, cruzando el Júcar por la Losa y La Losilla, continuando por Casasimarro y Quintanar del Rey, que tiene un pago llamado la Calzada, a Iniesta, para empalmar con otra vía bien interesante y de las más antiguas, comprendida en el Itinerario de Antonino, la de SÁLTIGI a CAESAR-AUGUSTA, que ha dado lugar a tantas  dudas. No parece necesario indicar las muchas e importantes vías que se enlazaban en Chinchilla, nudo principal de comunicaciones en aquella zona.  
                                                                                                             Madrid, 25 de Octubre de 1893                    

Pozoamargo. Aljibe romanoAljibe romano, junto a la calzada, a su paso por Casa Buedo (Pozoamargo).

  ooooooooooooooooooooo       000000000000000000000000       ooooooooooooooooooooo

AD PUTEA en el Itinerario de Antonino

..............................................................

Pozoamargo. F. Coello y QuesadaFrancisco Coello de Portugal y Quesada


Reproducción del artículo que publicó el geógrafo español Francisco Coello de Portugal y Quesada en el Boletín de la Real Academia de la Historia de enero de 1894, Tomo XXIV, con el título "Vía romana de Chinchilla a Zaragoza":

Vía romana de Chinchilla a Zaragoza

Nada tengo que variar de lo que manifesté en mi discurso, leído el 2 de diciembre de 1874, al ingresar en la Real Academia de la Historia. Sigo convencido de que el trazado general de ese camino es tal como entonces lo describí, á pesar de las opiniones emitidas posteriormente; y para satisfacer el deseo de algunas personas, voy á detallar lo que entonces sólo pude exponer en términos generales, citando ahora cuantos datos e indicios conozco á favor de mis ideas, aunque, en realidad, no sean muy numerosos ni concluyentes. El Itinerario de Antonino, á que corresponde el trozo que voy á examinar, parte de LAMINIO y cuenta hasta CAÉSAR-AUGUSTA 249 millas, las mismas que representan las distancias parciales en la mayoría de los códices, según la compilación de Parthey y Pinder; el detalle es el siguiente:    

LAMINIO  AD  CAPUT  FLUMINIS  ANAE.  Mulla plus minus LIBISOSIA                                                         XIIII                          PARIETINIS                                                      XXII  SÁLTICI                                                             XVI                                      AD PUTEA                                          XXXII VALEBONGA                                                        L URBIACA                                                           XX ALBÓNICA                                                       XXV AGIRIA                                                                VI  CARAE                                                                 X  SERMONE                                                   XXVIIII                                CAÉSAR-AUGUSTA                                      XXVIII   Total                                                             CXLVIII

                                                                         Además de algunas ligeras variantes en los nombres, de que se hará mención sucesivamente, aparecen otras en las distancias, que son las siguientes: la de PARIETINIS á SÁLTICI, 15 millas en vez de 16; la de AGIRIA á CARAE, 20 en lugar de 10; la del segundo á SERMONE, 9 ó 14 en vez de las 29; y, por último, la que sigue á CAÉSAR-AUGUSTA, 38 ó 19 en lugar de las 28. Determinada, con toda seguridad, la primera parte de esta vía, que corresponde á otras bien conocidas, y siendo indudables las estaciones de LIBISOSIA, ó mejor LIBISOSA, en Lezuza; de PARIETINIS en Paredazos, y de SÁLTICI ó SÁLTIGI en Chinchilla, sólo habré de ocuparme, ahora, de lo restante. Pero antes de empezar la descripción minuciosa del trazado, y de exponer las razones en que lo fundo, debo hacerme cargo de la opinión emitida acerca de este camino por mi digno amigo D. Antonio Blázquez, que ha hecho estudios muy concienzudos y detenidos sobre el Itinerario de Antonino, publicados también en el BOLETÍN de nuestra Real Academia. Como resultado de varios cálculos y observaciones, que sería ocioso transcribir aquí, supone corridas al Occidente las tres mansiones citadas antes, y cree que la de SÁLTICI estuvo en Paredazos viejos, donde se coloca la anterior. De allí hace arrancar la parte restante del camino, y coloca AD PUTEA en Pozo-amargo y BALERONGA en Valdeganga de Cuenca, al Sur de esta capital, anunciando que la vía continuaba por las inmediaciones de ella, y después por Molina de Aragón á Calatayud, sin dar noticia ni razón alguna de esta última parte. No hay el menor dato acerca de la existencia de antigua calzada desde Paredazos á Pozo-amargo, excepto en el trozo de este pueblo á La Roda, camino que continuaba por La Gineta y Albacete hasta el pie de Chinchilla; y no parece probable, ciertamente, que existiese calzada de Paredazos á La Roda, cuando subsisten numerosos vestigios de la prolongación, desde el primer punto al mismo pie de Chinchilla, donde su unían las dos citadas. En todo caso, la distancia desde Paredazos á Pozo-amargo no bajaría de 34 millas, algo mayor que la señalada por el Itinerario de Antonino. En cambio, parece que existen restos de vía desde Pozo-amargo hacia la antigua VALERIA, colocada entre las villas de Valera de arriba y, de abajo, más cerca de la primera; por allí supone el Sr. de Blázquez pasaba el camino para llegar á Valdeganga de Cuenca, que, probablemente por ligera semejanza del nombre, identifica con VALEBONGA ó VALEPONGA, según la escriben otros códices. Debo advertir, sin embargo, que también aquí la distancia resultaría mayor, cuando menos en 5 millas, á las 40 consignadas en el Itinerario. Sin negar la existencia de la calzada desde Pozo-amargo á VALERIA, que para mí es indudable, según indiqué en mi artículo sobre Vías romanas de Sigüenza á Chinchilla#, y sin perjuicio de la prolongación hacia Cuenca, la antigua Conelta, y aún mas allá, la misma calzada podría unirse, marchando por Navarramiro hacia Reillo, al trazado que me parece más seguro. No necesito tampoco ocuparme de la solución propuesta por mi dignísimo compañero D. Eduardo Saavedra, la cual consistía en suponer que el camino en cuestión se hallaba compuesto de tres trozos: el primero, de una calzada, bien conocida, desde Chinchilla á Sagunto, que detallan principalmente los cuatro Vasos Apolinares; el segundo de otra, no comprendida en el Itinerario de Antonino, pero existente también, de Sagunto por Teruel y Daroca á Calatayud; componiendo el tercero la parte final del camino de COMPLÚTVM á Zaragoza. El trabajo del Sr. Saavedra se ha reducido á ir aplicando á la sección intermedia, de Sagunto á Calatayud, las distancias del Itinerario entre SÁLTICI y CAÉSAR AUGUSTA; pero, aunque podría hacer muchas observaciones acerca del detalle, y de algunas ideas emitidas al hacer el análisis de las diferentes estaciones, á nada conducirían para el objeto que me he propuesto. Bueno será, antes de empezar la descripción, citar las principales razones presentadas, en mi citado discurso, para la adopción del trazado. Estas son: la existencia de puente romano y de algunos vestigios al N. de Chinchilla; la de caminos frecuentados en todas nuestras antiguas contiendas, así como en los tiempos más modernos, por los traficantes entre Extremadura, la Mancha y Aragón; la permanencia de una miliaria en Albarracín, y la de restos indudables de calzadas en el llamado todavía Campo Romano y en Cariñena, además de las circunstancias especiales que ofrece la topografía del territorio para el paso de dicho camino. Citaré, por ultimo, el testimonio de Estrabón, que, describiendo la vía del Pirineo á CÁSTULO, advierte que, en lo antiguo, el camino se apartaba más de la costa, paliando por EGELASTA y prolongándose también hacia CARTHAGO-NOVA. Bien sé que á EGELASTA se la coloca, con entera certidumbre, al N. de Linares y de CÁSTULO, fuera del camino principal al segundo punto; pero no es inverosímil que existiese otra población de igual ó parecido nombre, como sucede con otras muchas, y hacia el sitio donde la designan claramente Estrabón y Plinio. Una dificultad grave ofrece el itinerario que voy analizando, y es lo reducido de la distancia que se consigna para el mismo entre sus dos puntos extremos; pero también de ello hay numerosos ejemplos, ya por equivocación al copiar las cifras, ya por la supresión de alguna mansión intermedia. Aun tomando las variantes que dan mayor longitud, y que aumentan en 20 millas la distancia total de 249 señalada en el Itinerario de Antonino, faltan todavía más de 20 para completar la que resulta por el trazado entre los extremos, midiéndola con cuidado en mis mapas publicados ó inéditos, donde casi todos los puntos principales se hallan fijos por triangulaciones fidedignas. Esta diferencia en las distancias, y el no saber á qué trayecto parcial deben referirse, ó dónde se halla la mansión suprimida, harán siempre muy dudosas las reducciones de todas ellas, porque no existen otros datos para determinarlas; pero creo que el trazado del antiguo camino puede variar muy poco del que supongo, pasando ya á razonar las consideraciones es que lo fundó para cada trozo. No es cierto, como informaron al Sr. de Saavedra, que sea imposible atravesar el terreno al N. de Chinchilla, por lo difícil de la cuenca del Cabriel; en primer lugar, debieron decir la del Júcar, que es el río cruzado, y éste corre sólo á unos 100 metros por bajo de las llanuras que rodean á aquella población, elevándose á poco más las que hay al N. y existiendo varias cañadas ó barrancos que permiten salvar fácilmente dichas alturas. Buena prueba de ello son las carreteras de Albacete á Casas-Ibáñez y de La Roda á Motilla del Palancar, construidas recientemente, y que vencen esos desniveles con facilidad, aunque no utilizan las cañadas más extensas, como pudo hacer la vía romana. Ceán Bermúdez, en su conocido Sumario de las antigüedades romanas, señala la existencia de puente de aquella época en Torres, cerca de Valdeganga, el del Júcar, precisamente al N. de Chinchilla, y aunque, Cornide, en sus Apuntes sobre el Itinerario, no cree romano dicho puente, tampoco expresa las razones en que se funda. En cambio, Lozano, en su Bastitania y Contestania, señala vestigios de camino romano que, desde Alpera, se dirige, por Carcelén y Pozo-Lorente, al citado puente de Torres. El camino que describo debía ir, casi rectamente, desde el pie occidental de los altos de Chinchilla al puente mencionado, pasando al lado de El Algibe, que acaso recuerde alguno de los que existíais en las calzadas antiguas de varias comarcas, cerca de Los Tinajeros, que se cita, desde época remota, como punto de paso frecuente, y no lejos de Valdeganga; en la ermita de San Bartolomé de esta villa se hallan lápidas romanas, según la conocida, obra de Hübner, Corpus Inscriptionum Latinarum. Cruzado el Júcar, seguiría, también casi rectamente, hasta Iniesta, pasando entre Mahora y Golosalvo y entre Navas de Jorquera y Cenizate, para llegar á Ledaña ó sus inmediaciones, ya en la provincia de Cuenca, donde se completan las 32 millas desde SÁLTICI, y puede colocarse la mansión de AD PUTEA. Algunos han creído que ésta debía equipararse con la PUCIALIA de Ptolomeo, y que su nombre sería indicio de existir en ella pozos de minas, como las de sal, señaladas por Estrabón y Plinio en EGELASTA, las que existen realmente en Iniesta, llamada antes Madrona la Grande, según las Relaciones topográficas de Felipe II. Hacia la parte oriental de dicha villa hay grandes restos de minas antiguas, murallas, castillos, torres y algibes, con muchas monedas fenicias y romanas, según detallan las mismas Relaciones, el libro de Muñoz y Soliva, Historia de la ciudad de Cuenca, su provincia y Obispado, y otros muchos autores. Sin embargo, parece que AD PUTEA no pudo estar en Iniesta, porque es probable que aquí estuviese EGELASTA, y porque dista unas 6 millas más de las que se cuentan desde SÁLTICI. Bueno será advertir, antes de continuar, que el PUTEIS nombrado en el Anónimo de Ravena, Ravennatis Anonymi Cosmographia, después de COMPLÚTUM, CARACA y SIGÓBRICA, que algunos códices nombran PVTEIS ALTIS, no faltando quien quiera transformarlos en ALBIS, aunque es evidente la separación de ambos vocablos, y la equivalencia de ALTIS ó SALTIS con SÁLTICI, puede explicarse fácilmente, como lo he demostrado en otras ocasiones, por la interpolación de un pueblo correspondiente á otra vía, aunque tampoco falte quien lo considere distinto de AD PUTEA y lo suponga en Pozo-amargo. EGELASTA es probablemente la fortaleza de Quelaça, citada por El Edrisí, según cree, con fundamento, el Sr. de Saavedra. El geógrafo árabe señaló el camino de Santa María Ebn Rasin, ó Albarracín, á Quelaça y de aquí á Alicante, así como el de Murcia por Chinchilla á Cuenca, todo lo cual confirma los trazados que se analizan. Ya dije, al describir en otro escrito, las vías de Sigüenza á Chinchilla, que en Iniesta debía incorporarse un ramal de camino romano, que se unía con el anterior pasando por La Losa, Casa-Simarro y Quintanar del Rey, puntos en que subsisten vestigios evidentes del mismo. Después de Iniesta, nombre significativo, la vía debió seguir á Castillejo de Iniesta, que reúne igual circunstancia, y á Campillo de Altobuey, incorporándose á la actual carretera de Cuenca á Valencia y camino muy frecuentado, desde tiempo antiguo, tanto en esta dirección, como de Extremadura y la Mancha baja hacia Aragón. Lo de Extremadura se explica muy bien por la primera parte del itinerario desde LAMINIO á SÁLTICI, que es prolongación de otros caminos romanos desde aquellas comarcas. Al Poniente de esta parte, y á 12 km de Castillejo de Iniesta, queda El Peral, donde mi sabio compañero D. Aureliano Fernández Guerra supone la aventura del rebuzno, contada por el inimitable Cervantes, en su inmortal Quijote, así como asegura que el héroe manchego siguió el camino que describo, en lo cual coincide con nuestro antiguo colega D. Fermín Caballero que, en su Pericia geográfica de Cervantes, le lleva por los pinares de Almodóvar, la tierra de Cañete y el Campo de Cariñena. Á 16 km al E. del Campillo de Altobuey, y en la orilla del Cabriel, se halla la villa de Enguídanos, que conserva restos romanos, monedas y un castillo antiquísimo, según Muñoz y Soliva. Continuando por el mismo carril, y casi por la divisoria de aguas entre el Júcar y el Cabriel, sistema que seguían frecuentemente las vías romanas, la que se analiza debía pasar por Almodóvar del Pinar, que otros llaman de la Vega, donde también hay castillo, suscripciones y cerca conductos, monedas y restos romanos, algunos en las orillas del río Valdemembra. También parece que los hay en Paracuellos, pueblo inmediato por el E. y existen inscripciones en Cardenete, villa más distante, y al otro lado del río Guadazaón, por donde no pudo pasar la calzada. Acercándose algo más á dicho río, debió seguir por Monteagudo, á muy cerca de él, donde hubo también minas de sal y subsiste el castillo de Calicanto, que se cree de moros; después pasaba por el despoblado de Alcolea, nombre equivalente á El Castillejo, y no lejos de Navarramiro, para llegar á Reillo. Esta última villa está señalada por Muñoz y Soliva, con otros muchos, corno paso frecuente de antiguas expediciones y camino del S. á Aragón: en ella se completan las 10 millas del Itinerario, desde AD PUTEA, y por lo mismo puede suponerse en ella á VALEPONGA ó VALEPONCA. Por supuesta analogía de nombres, ha querido llevarse á Valdeganga de Cuenca, según dijimos, y á Valdemorillo, Valdemoro-Sierra y aun á Valdemeca, poblaciones todas mucho más al N. En realidad, se cita también como paso frecuentado, en tieuipos antiguos, la continuación, desde Reillo, por Cañada del Hoyo, los pueblos antes nombrados y por Huélamo, pero siempre se ha considerado como el camino principal el de Cañete, aunque forzosamente, en las operaciones para las frecuentes guerras, hubieron de buscarse otros contiguos. Frente á Reillo, en la otra margen del Guadazaón, esta Carboneras y allí grandes ruinas romanas, cerca de la ermita de San Benito, y mosaicos en el sitio de Sala-Rey, suponiendo Muñoz y Soliva que en otro paraje, llamado Arcos, pudo estar ARCÓBRICA, aunque habla también de la más desconocida AXENIA ó AUXENA, que otras veces coloca en Barchín del Hoyo ó en Buenache de Alarcón: Tragia, en su Colección de documentos, supone en Carboneras á la disputada ERGÁVICA. Después de Reillo, el camino debía cruzar el Guadazaón y la divisoria con el Cabriel, entre el citado pueblo de Carboneras y los de Pajarón, que tiene castillo de moros, y Pajaroncilo. Por aquí, justamente, la salvan la carretera de Teruel y los proyectos de ferrocarriles de Cuenca á Henarejos y Valencia, así como el de Cuenca á Teruel, lo cual demuestra las ventajas del paso; y saludo es el acierto con que los romanos buscaban siempre los puntos más fáciles, lo que ha venido á comprobar, en muchos casos, el estudio de nuestros ferrocarriles construídos ó proyectados. Sin la menor dificultad continuaría la calzada, lo mismo que el proyecto de ferrocarril á Teruel, hasta Cañete, donde hay restos de murallas y castillos: aquí se completan las 20 millas, desde Reillo, por lo cual, siguiendo al Itinerario, se debe situar aquí á URBIACA, que lean llevarlo varios autores á sitios tan distintos y lejanos, creyendo Ambrosio de Morales, en sus Antigüedades de las ciudades de España, que debía estar en Arbeca, de la provincia, de Lérida, evidentemente por la vaga semejanza del nombre. Desde la divisoria entre el Guadazaón y el Cabriel, puede ir el camino, siguiendo las orillas del segundo río para llegar á Salvacañete y por cerca de Boniches, muy citado en las antiguas expediciones, Campillos-Paravientos, Cubillo y Alcalá de la Vega, que pudo ser el Al-calá citado por El Edrisí, más bien que el de la Selva; esto apenas modificaría la distancia, pero nos hemos atenido á la afirmación general del paso por Cañete de la antigua y más frecuentada vía. No ofrece dificultad alguna la continuación del camino, desde antes de Cañete, por un afluente del Cabriel, pasando también por Salinas del Manzano, para volver al mismo río en Salvacañete, pueblos todos muy nombrados en nuestras continuadas luchas, y seguir por el despoblado de Torrefuerte de las Veguillas, abandonando otra vez el brazo principal del Cabriel para tomar uno de sus afluentes, cruzando luego el límite de las provincias de Cuenca y Teruel hasta llegar, ya en la segunda, á la divisoria con el Guadalaviar, marchando siempre junto al trazado del ferrocarril antes dicho. Cerca de esta divisoria, que está á 1401 m de altitud, y puede pasarse sin túnel, están los pueblos de Arroyo-Frío, Masegoso y Toril, quedando á unos 5 km al SE. de ellos el monte Javalón, que los domina en unos 300 m, hallándose á 1.632 sobre el mar. En dicho monte existió antigua plaza de armas, en tiempo de los primeros Señores de Albarracín, y se conservan vestigios de fosos y murallas, que acaso fueran de época más remota, pudiendo haber ser sido como defensa próxima á la vía romana. En la divisoria citada anteriormente, ó en otro alto, unos 4 km más adelante, entre Terriente y Valdecuenca, donde principia á torcer hacia Levante el proyecto de ferrocarril para dirigirse á Teruel, se completan las 25 millas y allí podría colocarse á ALBÓNICA ; pero creemos que en esta parte es donde, con mayor probabilidad, puede suponerse la falta de una mansión, con distancia de unas 33 millas á la precedente. La existencia de camino romano por Albarracín parece indudable, pues aquí se halló una miliaria, además de inscripciones y otras antigüedades, y aunque pudiera decirse que la primera fué llevada de algún punto inmediato, demuestra también el paso de camino frecuentado, la circunstancia de haberse colocado en dicha ciudad un antiguo obispado, reemplazando al de ARCÁBRICA ó más bien ERCÁVICA, sobre cuya situación tanto se ha discutido y que muchos colocan por aquellas inmediaciones. Á la Muela de San Juan, inmediata á Griegos y al O. de Albarracín, próxima á los orígenes del Guadalaviar, ha querido llevarse SEGÓBRIGA, y no falta quien piense que allí estuvo su rival en las contiendas sobre su respectiva situación. Cornide dice que en dicho monte hay restos antiguos; pero Martínez Falero, en su Memoria de Munda y Cértima, asegura que sólo corresponden á casas rústicas y á vestigios industriales que indican pudo servir como punto de refugio. La antigüedad de Albarracín, la Santa María Ebn Rasín del Edrisí, está bien confirmada por otros restos romanos ó inscripciones, que se hallan en Calomarde, Moscardón y cerca de los orígenes del Tajo, puntos que se hallan al SE. y bastante cercanos á dicha ciudad. El antiquísimo puente de La Rodilla en Entrambas-aguas, sitio de la unión del Royuela al Guadalaviar, indica al paso de una comunicación frecuentada por los dos pueblos antes nombrados y por Frías, muy citado en las antiÍiias contiendas, pasando acaso por el orinen del Tajo y por Las Salinas y Zafrilla, ya en Cuenca, que se mencionan muchas veces, para unirse con el que se describe en Salvacañete. Tal vez iría también, desde el Tajo, por Huélamo, que ha tenido frecuentes relaciones con Albarracín, y por Valdemeca, Valdemoro-Sierra y Valdemorillo, á Cañada del Hoyo, que tuvo antiguo castillo, y á Reillo, camino del que ya hablé antes. No quiero abandonar esta parte NE. de la provincia de Cuenca sin advertir que, según D. Luis Mediamarca, miembro de la Comisión provincial, hay castillos y grandes ruinas en la Vega del Codorno, al NO. del cerro ó Muela de San Felipe y de Tragacete, restos que dice son acaso los más antiguos de la provincia, y por lo mismo indica la conveniencia de practicar allí excavaciones. Dichos restos pueden relacionarse con otra antigua comunicación, muy citada en nuestras antiguas contiendas, señalándose en ella las poblaciones de Valtablado de Beteta, Beteta, con su antiguo castillo de Rochafría, y el Tobar del Pinar, sitio de batalla notable, puntos que se hallan todos hacia los orígenes del Guadiela, y que tampoco han dejado de figurar en las recientes guerras civiles. Se cita igualmente una marcha del Cid desde Calamocha al mencionado Tobar. Muchos creen que Albarracín puede corresponder á la antigua LOBETUM, capital de LOS LOBETANI, así como otros le asignan diferentes nombres y no pocos del itinerario que describo. También se cita mucho un frecuentado camino, desde Albarracín, hacia el NO. por Monterde, Bronchales y Motos, éste ya en la provincia de Guadalajara, y que continuaría probablemente hacia Molina, centro de antiguas comunicaciones, aunque ninguna de ellas comprendidas en el Itinerario de Antonino. Consta que de Albarracín partía carril al NE. para unirse al de Valencia á Aragón, y que había también camino ancho á Gea, que sería probablemente el romano, hallándose en el intermedio restos de castillos y otros indicios en las denominaciones de algunos sitios inmediatos. De Gea debía continuar á Cella, nombre que tiene sabor romano y paso además, casi forzoso, para el otro camino que, por cerca de Caudé ó Caudete y Concud, continuaba á Ternel, que equiparan con TURBA ó TÚRBULA, las que muchos creen una sola, aunque las tablas de Ptolomeo parece colocan á la segunda bastante más al S. En Cella subsiste castillo de moros y hay la famosa fuente de su nombre, verdadero origen del Jiloca, aunque al principio lleva el nombre de río Cella, dividiendo su caudal en varias acequias. Recorriendo hacia el N. este valle ó llanura, y por cerca de Villarquemado, Santa Eulalia, que antes se llamo Tres Torres, nombre significativo, así como los de Torremocha y Torre la Cárcel, que siguen, se llaga á Alba, que otros dicen Álava, donde la generalidad de los autores coloca á ALBÓNICA, principalmente por el parentesco del nombre. Aquí se cumplen efectivamente las 2,5 millas desde Albarracín, siguiendo el trayecto indicado, no habiendo tampoco diferencia en la distancia que resta hasta Zaragoza, por lo cual parece bastante verosímil la conjetura que hice de faltar antes otra estación. Podría suponerse también gire, siendo sólo de 6 millas, es decir, demasiado corta respecto de las demás de este itinerario, la distancia entre ALBÓNICA y AGIRIA, habría equivocación en ella, y que era preciso aumentar aquí lo necesario; pero sería forzoso modificar los textos, en sitio donde no ofrecen variantes, y nos parece más probable la anterior suposición. En Alba hay restos de murallas y torreón, con los de otro castillo á corta distancia. Aquí, por una coincidencia singular, y en el despoblado de Gallel, coloca también á ALBÓNICA nuestro distinguido compañero D. Eduardo Saavedra, que coincide igualmente en situar á la AGIRIA, ó ARIGIBIA de otros códices, cerca de Villafranca del Campo, pero á la parte del S., donde dice que el río Jiloca toma su nombre, que pudo proceder del adjetivo vascongado Argiriocoa. Las 6 millas llegan bien y aun pasan de Villafranca, nombre frecuente, y fundado en ciertos privilegios, que llevan muchos pueblos en las comunicaciones principales. Por el Oriente de Alba, y hacia Aguatón, se halla la ermita de Nuestra Señora del Castillo, donde subsisten antigüedades é inscripciones romanas. Algo más al N., y cerca también de las cumbres que cierran el valle del Jiloca, se encuentra Bueña, y aquí señala la tradición el descanso de San Valero, cuando pasó hacia Valencia en dicho pueblo, lo mismo que en Aguatón, hay castillos que pudieron servir como defensas de la vía en épocas sucesivas, dando lugar á que muchos creyeran iba más separada del centro del valle, fundándose además en los restos romanos de la Virgen del Castillo. No falta tampoco quien lleve el antiguo camino todavía más al E. y fuera del valle del Jiloca, fundándose principalmente en la creencia de que ARGIRIA estaba en Argente, por la sola analogía del nombre, pero de ello hablaré más adelante. Otros creen que debía ir por la parte de Occidente, aduciendo el paso frecuente, une señalan las historias antiguas, por Pozoudón, Almobaja, Peracense, con antiguo castillo, Ródenas, Villar del Saz, de fundación muy remota, Ojos-Negros, Blancas, donde hubo castillo de Templarios, Torralba de la Sierra, Tornos y Castejón de Tornos, nombres significativos muchos de ellos, y que he señalado con letra bastardilla, como en casos análogos; pero esta comunicación iba más directamente á Daroca, y el tránsito frecuente, sobre todo hasta Ojos-Negros, se explica por la antigua fabricación del hierro, muy desarrollada en esta zona, especialmente al pie de la Sierra Mesera, que debe el nombre á la abundancia de aquel mineral. La mayoría de los autores llevan á ARGIRIA cerca de Daroca, y aun señalan allí el despoblado de Argens ó Agers, de cuya situación no tengo noticia. ARGIRIA recuerda y corresponde mejor al territorio de Agrita, citado por el Moro Rasis en la Sierra de Albarracín, que al que recorre el río Gritos, afluente supuesto del Júcar, como pretende mi buen amigo Saavedra.   Después de Villafranca del Campo, la vía debió seguir, pues así lo exige la topografía del territorio y la constante tradición de marchar por allí el antiguo camino de Teruel á Zaragoza, por Monreal del Campo, acercándose antes á los manantiales que pasan por origen principal del Jiloca; dicha villa, donde se reunieron á veces las antiguas Cortes, tiene un molino llamado Milla, acaso recuerdo de una miliaria, y luego iría el camino por Torrijos del Campo, Camín Real, Fuentes-Claras y El Poyo á Calamocha, donde el monte de la Platilla parece señala antigua mina de plata, siendo indicios de puntos fuertes ó del paso del camino los nombres escritos con bastardilla. Las 10 millas que, según la mayoría de los códices, separan á AGIRIA de CARAE ó CARE, colocarían esta mansión entre Camín Real y Fuentes-Claras, más bien en el segundo, muy distante, por cierto, de Cariñena, donde la llevan casi todos los autores por la supuesta analogía del nombre2#. Aún suponiendo la distancia de 20 millas, sólo podría situarse en Luco de Jiloca, al N. de Calamocha, y únicamente tomando las distancias mínimas de 9 y 19 millas, que marca algún códice, para los últimos trayectos de CARAE á SERMONE y de este á CAÉSAR-AUGUSTA, sería posible colocar á la primera en Cariñena, pero faltando entonces unas 40 millas para completar las otras distancias. Saavedra supuso á CARAE en Villacadima, término de Monreal, donde se dice hubo ciudad antigua, y que está más próxima á Torrijos del Campo, pero allí resulta muy corta la distancia, aun aceptando la de 10 millas. Lo mismo sucede con la siguiente, que coloca en el pueblo y a nombrado de Luco, y tampoco se completan las 38 millas que cuenta desde aquí al final en Calatayud. Pasado Calamocha, donde hay una masía del Castillejo, que recuerda acaso antigua defensa, el camino seguía evidentemente por cerca de Lechago, pueblo citado frecuentemente en las expediciones, á Luco de Jiloca, nombre que parece derivado de otro romano, y á Burbáguena y Báguena; en ambos hubo fortaleza y además en el segundo castillo de Templarios, que se hallaban generalmente en comunicaciones frecuentadas. Hacia aquí debió separarse la vía romana que continuaba hasta Calatayud, por la orilla derecha del Jiloca, de la que ahora describo, la cual subiría, por cerca de Anento y Lechón, al llamado aún hoy Campo Romano, abandonando la actual provincia de Teruel y entrando en la de Zaragoza. En el citado Campo se encuentra todavía un trozo de calzada que lleva el nombre de Camino Romano, pasando no lejos de los pueblos de Villahermosa y Villarroya, que se distinguen por la adición del Campo Romano, y por la venta de Romanos, al lado del lugar de igual nombre; luego se acerca á Villadoz y toca en Mainar, donde parece que cesan los vestigios. Frente al último quedan próximos, por el O. Langa, con fuerte castillo, y Torralbilla de significativo nombre. Muchos han colocado en Villadoz, que suponen se llamó antes Villadolce y aun Dulce, como también el río Huerva, que pasa cercano, á la antigua VOLCIA, cabeza de los VOLCIANI, pero éstos, según los datos más fidedignos, se hallaban bastante lejanos de este sitio, y sólo se ha buscado la analogía del nombre, como en la mayoría de los casos. Desde Mainar, el antiguo camino se apartaba más de la orilla del Huerva para evitar un fuerte rodeo, y se dirigía á cruzar una cumbre, prolongación de la Sierra de Algairén, por el puerto de San Martín. Hacia aquí resulta la posición de SERMONE ó SERMONAE, adoptando las distancias mayores á las estaciones contiguas; es decir, 29 millas á CARAE y 38 á CAÉSAR-AUGUSTA, aunque el texto de Parthiel y Pinder sólo acepta 28 millas para la última. Antes de seguir más adelante, debo decir que el camino más oriental hacia Teruel, al que se hizo referencia anteriormente, iba desde Romanos, por Villallermosa del Campo Romano, Cucalón, Bea y Collados á Cutanda, célebre por la victoria de Castrum Cotandam en el siglo XII. Cerca de los orígenes del Huerva, en Bea, que muchos escriben Vea, y pudo ser corrupción de Vía, y en el sitio de los Guijares, á un cuarto de legua O., hay ruinas romanas, pero no creo que éstas y el nombre son indicios suficientes para asegurar que había también camino romano por aquí. La comunicación anterior seguía por Barrachina, Torre-los-Negros, y por cerca de Portal-rubio y Alpeñés á Corbatón y luego á Argente, pasando poco distante de Lidón y Visiedo: en este último hubo castillo notable. Ya dije que en Argente habían colocado muchos á AGIRIA ó ARGIRIA, aunque infundadamente: el camino mencionado continuaba á Alfambra por el valle del río de igual nombre, y próximo á los pueblos de Peralejos, Cuevas-labradas, Villalba-baja y Tortajada, llegando á unirse á la calzada de Teruel, no lejos de Concud, donde se junta dicho río al Guadalaviar. Algunos suponen variaba el principio del camino, llevándolo, con mayor rodeo, desde Paniza por Aladrén, Vistabella, Cerveruela y Pombuena á Cucalón. No dista mucho de este camino, ni del que considero como el romano, el pueblo de Navarrete que, con el de Villar de los Navarros, algo más apartado, se consideran como recuerdos de las conquistas de los Navarros en este territorio. Volviendo al puerto de San Martín, donde resulta la posición de SERMONE, el camino continúa rectamente á Cariñena, punto indiscutible en el paso de la calzada, y donde quedan también restos de la misma, según Ceán Bermúdez, pasando antes entre Encina-Corva y Paniza, el primero con antigua muralla y castillo, lo mismo que Carmena, hallándose en el segundo, á un tercio de la distancia á Aladrén, ruinas romanas, que Traggia llama de Carles, y donde han creído á CARAE: también hay ruinas, al parecer de barios romanos, entre Aladrén y Cerveruela, no muy lejanas de las anteriores. Cerca de Carmena está Aguarón, con antigua torre en el barrio del Castillo, y monasterio de monjas, también antiguo. Después de Cariñena, la vía signo á Longares, cuyo fuero es de 1063, anterior á los de Zaragoza y Daroca, continuando luego á Muel, ya otra vez en la orilla del Huerva. En Muel es donde casi todos los autores, Morales, Zurita, Traggia, Cornide y otros han situado á SERMONE, para lo cual es preciso suponer á Zaragoza la distancia menor, la de 19 millas, que señala algún códice. Desde aquí hay 12 hasta Cariñena y sería preciso tornar el término medio, entre los 9 y 14 que dan otros textos desde CARAE, para situar éste en el pueblo donde se ha creído más generalmente. En Muel, y en el sitio llamado antiguamente Ad-molem, que se ha querido equiparar con SERMONE, á 18.000 pasos de la villa, es decir, al NO., hacia los altos Sierra de la Muela, se ven en la gran mole numerosas ruinas, escorias y restos de una fortaleza, que se cree romana. Pasado Muel, el camino continuaba por la izquierda del Huerva, pasando por María y por el antiguo monasterio de Santa Fe, cerca de Mozota, Botorrita, Cadrete y Cuarte, que están en la otra orilla, para llegar á CAÉSAR-AUGUSTA ó Zaragoza. En todos los pueblos citados, lo mismo que en los demás señalados para el trayecto de la vía en la provincia de Zaragoza, se consigna unánimemente el paso del antiguo camino desde su capital á Teruel y Valencia. No creo, según ya indiqué antes, que pueda haber variación, y si la hay será muy poco notable, en el trazado de la vía romana, tal como la he descrito, pero en cambio puede haberlas respecto de la situación de las diversas mansiones, puesto que en el trayecto faltan 43 millas sobre las 241 que dan los textos y las sumas totales, prescindiendo de aquellas variantes que aumentan en 10 millas la distancia de AGIRIA á CARAE, de la que he prescindido, y de otras 10 de SERMONE á CAÉSAR-AUGUSTA que he aumentado. Si se quisieran adoptar los datos mínimos del Itinerario, para llevar CARAE á Cariñena, faltarían, á más de las 43 señaladas, otras 36 millas. Fácilmente se comprende que, según el paraje donde se suponga la interpolación de una de las mansiones, ó donde se aumenten las millas que faltan realmente, cambiarán las situaciones propuestas, puesto que sólo son conocidas con seguridad las poblaciones de partida y término en este itinerario, no existiendo para las mansiones intermedias ningún indicio seguro, ni más que los datos de distancias parciales, que son bien deficientes. Respecto de ellas, debo advertir que he supuesto la milla de 1600 m próximamente, como en otros trabajos análogos, y que con esa longitud y teniendo en cuenta, no sólo las distancias de pueblo á pueblo, sino también las pequeñas desviaciones de todo trazado, se han medido los trayectos que presento. En resumen, la solución que propongo para el itinerario de Chinchilla á Zaragoza, es la siguiente:                                                                   SÁLTICI (Chinchilla)                                                                                                      AD PUTEA (cerca de Ledaña)                           mpm. XXXII                                   VALEBONGA (Reillo)                                                    XL                                        URBIACA (Cañete)                                                     XX                                                  ¿(Albarracín)?                                                       XXXIII                                     ALBONICA (Alba)                                                      XXV                                         AGIRIA (Villafranca del Campo)                                      VI                                          CARAE (Fuentes-Claras)                                                X                                      SERMONE (Puerto de Sale Martín)                              XXVIII                                     CAÉSAR-AUGUSTA (Zaragoza)                                 XXXVIII                                      Total                                                                 CCXXXIII                           

Es decir, 43 millas más que en la parte correspondiente del Itinerario de Antonino. Cualquiera que sea el valor que se dé á las soluciones propuestas, creo que podrán servir de algo los datos presentados en esta descripción, y que otros podrán aprovechar, utilizándolos con mejor criterio, para llegar á conclusiones más acertadas.                                                                   Madrid, 20 de diciembre de 1893   

.............................................     UUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUU     ..............................................

NOTAS al artículo:

Es de reseñar, en primer lugar, lo que parece un cambio de opinión, en lo que se refiere a “Puteis”, entre este artículo de diciembre de 1893 y el que se refiere a la via romana de Sigüenza a Chinchilla, de octubre del mismo año; y, en segundo lugar, la explicación acertada del error existente en otros autores (por errores de copia de algunos códices) al referirsea a “PUTEIS ALTIS” como un único lugar, cuando en realidad ALTIS se refiere a SALTIS (SALTIGI- Chinchilla). Dice F. Coello: “Bueno será advertir, antes de continuar, que el PUTEIS nombrado en el Anónimo de Ravena, Ravennatis Anonymi Cosmographia, después de COMPLÚTUM, CARACA y SIGÓBRICA, que algunos códices nombran PVTEIS ALTIS, no faltando quien quiera transformarlos en ALBIS, aunque es evidente la separación de ambos vocablos, y la equivalencia de ALTIS ó SALTIS con SÁLTICI, puede explicarse fácilmente, como lo he demostrado en otras ocasiones, por la interpolación de un pueblo correspondiente á otra vía, aunque tampoco falte quien lo considere distinto de AD PUTEA y lo suponga en Pozo-amargo.” 

Como se deduce de este artículo, F. Coello es de la opinión que PUTEIS es el mismo lugar que AD PUTEA, por lo que considera que puede tratarse de una interpolación en este itinerario de un lugar perteneciente a otro camino, en este caso el de Chinchilla a Zaragoza, en el que se localiza AD PUTEA (o PUTEIS, según él) en los alrrededores de Minglanilla, en Ledaña más concretamente. Sin embargo, en su segundo artículo, F. Coello dice a este respecto:   “Por igual causa se acerca a Villar de Cantos y Vara de Rey, marchando por terreno elevado, y sigue por Pozo-amargo, y cerca de Casas de Guijarro a la Roda, nombre también significativo. Luego continúa rectamente a La Gineta, Albacete y Chinchilla, la SÁLTIGI o SÁLTICI del Itinerario. En estas últimas porciones han recorrido su trazado mis comisionados para los reconocimientos, base de mis publicaciones geográficas.Siendo tan evidente el trazado de la via romana en estas secciones últimas, he creído innecesario mencionar otros indicios, que acreditan el paso del camino, existentes en la mayoría de los pueblos inmediatos a él, y sobre todo, en Saelices, Cabeza del Griego, Villarejo de Fuentes, Alconchel y la Gineta. No faltan, en algunas descripciones de esta parte del camino, errores a cerca de su trazado, indicando su paso por otros puntos, lo cual puede proceder de ramales que partían de él en varios sentidos. Tres de estos ramales son muy notables: el que va de Cabeza del Griego, por Carabaña, a COMPLUTUM, señalado por el anónimo de rávena, y que indicaba ya la verdadera situación de SEGOBRIGA; el que va desde Pozo-amargo al Norte hacia Valeria, colocada en la llamada Vieja, entre Valera de Abajo y de Arriba, el cual tiene importantes prolongaciones más allá, y por último, el que desde el mismo Pozo-amargo se dirigía al Este, cruzando el Júcar por la Losa y La Losilla, continuando por Casasimarro y Quintanar del Rey, que tiene un pago llamado la Calzada, a Iniesta, ....” Como  se aprecia en este último apartado, Coello da por sentado que Puteis del Itinerario de Antonino se refiere a Pozoamargo.

€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€     oooooooooooooo     €€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€    

"Ad Putea" en el Itinerario de Antonino

"Ad Putea" en la via 31  (Item a Laminio alio itinere Caesarea Augusta) del Itinerario de Antonino (Itinerarium Antonini Augusti). Estado actual de la cuestión

Nombres y distancias de la via o ruta 31, que parte de Laminio:

Caput fluminis Anae       7 millas (desde Laminio) 

Lebisosia                   14 millas   

Parietinis                   22 millas   

Saltici                       16 millas   

Ad Putea                   32 millas   

Valebonga                 40 millas   

Urbiaca                     20 millas   

Albonica                    25 millas   

Agiria                         6 millas   

Carae                       10 millas   

Sermonae                  29 millas   

Caesarea Augusta       28 millas   


Estas notas referidas al itinerario de Antonino están tomdas del sitio que Gonzalo Arias Bonet tiene en Internet: www.gonzaloarias.net y www.elmiliarioextravagante.4x2.net. G. Arias (ya fallecido) ha sido un gran estudioso de las vías romanas de la Península Ibérica capaz, por sí solo, de editar una revista (El Miliario Extravagante) con más de 90 números publicados, que es referencia obligada para cualquier estudio o consulta sobre los caminos romanos de Hispania.
En el nº 76 de El Miliario Extravagante se publicó un extracto del artículo que Santiago Palomero Plaza publicó en el Vol. I, editado por la Diputación de Toledo con motivo del II Congreso de Arqueología de la provincia de Toledo, en el año 2001, artículo del que he extraído parte de estas notas, titulado "Una hipótesis de reconstrucción de la red viaria romana en la submeseta sur, según el Itinerario de Antonino ( vias 24, 25, 29, 30 y 31).   

Pozoamargo. Ad Putea en la via 31Éste es el facsímil de la página 313 que contiene la via 31 del Itinerario de Antonino, de la edición de Parthey y Pinder, cuya portada se reproduce más arriba. El final de esta vía se reproduce a continuación (página 314).

..............................................

Se conservan varios manuscritos del Itinerario de Antonino: el de El Escorial, del siglo VII del que faltan, precisamente, las hojas con las vías de la Hispania romana. El manuscrito de Viena, del s. VIII; el manuscrito de París, del s. IX; el manuscrito de París, del s. X (incompleto); el manuscrito de Florencia, del s. X; el manuscrito de París, del s. XII, y el manuscrito de Viena, del s. XV. Estos manuscritos son copias de otros intermedios que se han perdido y que se remontan al s. III.

La via 31 del Itinerario va de Laminio (La Alhambra, Ciudad Real), cruce de caminos romanos, a Caesarea Augusta (Caesaraugusta, Zaragoza) y en ella, como puede observarse al principio de estas notas, está indicado el sitio, mansión o poblado denominado "Ad Putea", identificada por algunos autores con Pozoamargo, identificación incorrecta, según se ha demostrado. El recorrido de esta via 31, en parte todavía por aclarar en lo que se refiere a la ubicación de algunos de los lugares incluidos en ella, es éste:                                                                                     De Laminio se dirigía a "Caput fluminis Anae", distante 7 millas (10 Km.); se trata de las fuentes del río Ana (el Guadiana) localizadas en las Lagunas de Ruidera, entre Ciudad Real y Albacete; de aquí seguía hacia "Lebisosia" (Lezuza, Albacete) a 14 millas de Caput fluminis Anae (20 Km.). De Lebisosia se dirigía, por "Parietinis" (Paredones) distante  22 millas (33 Km.), a "Saltici" (Chinchilla), a 16 millas, (24 Km.) de Parietinis.
Desde Saltici iba la ruta hacia "Ad Putea", distante 32 millas (47 Km.), que se cumplen en el límite de las provincias de Albacete y Cuenca, en concreto en los alrededores de Cenizate -Albacete- (S. Palomero), o en los alrededores de Ledaña (Cuenca) según otros autores.
Desde Ad Putea sube por Egelasta (Iniesta) -aunque esta ciudad importante no es mencionada- hacia "Valebonga"  a 40 milllas (60 Km.), sitio que podría corresponder con el poblado de "Cerro Moya" en Enguídanos; Santiago Palomero la sitúa en el triángulo Cardenete-Víllora-Enguídanos. Seguiría por San Martín de Boniches-Villar del Humo-Fuentelespino de Moya-Campillo Paravientos; entre estos dos últimos lugares se situaría "Urbiaca" (a 20 millas, 30 Km. de Valebonga); desde Urbiaca la via seguiría por Alcalá de la Vega hacia Salvacañete, donde se cumplen las 25 millas (37 Km.) indicadas para "Albonica". Desde Salvacañete la via romana es conocida como "camino de Aragón", siguiendo por el paraje "La Miliaria" hasta internarse en Terual por los Montes Universales, atravesando el puerto del Ocejón, hacia el Toril y Masegoso, en donde habría que situar "Agiria", a 6 millas (8 Km.) de Albonica. De Agiria se dirigía, cruzando el río Guadalaviar por San Blas, a "Carae" situada en algún punto entre Gea y Cella (10 millas, 15 Km.); siguiendo por Ojos Negros y Fuentes Claras se llegaría a "Sermonae", a 29 millas (43 Km.) de Carae, que habría que situar entre Fuentes Claras y Calamocha, ya en la provincia de Zaragoza. Desde aquí, la via llegaría a Caesarea Augusta, pero no a la ciudad, sino al "territorio cesaraugustano", pues las 28 milllas (40 Km.) que la separan de Sermonae no coinciden con la ciudad de Zaragoza, sino con la intersección con otra via procedente de la ciudad Caesaraugusta, en el término de Cariñena,

Volviendo a Egelasta (Iniesta). Desde aquí partían varias vias, una de las cuales llegaría a Pozoamargo (la "Puteis" de la Tábula peutingeriana) para seguir hasta San Clemente-El Provencio (La Miliaria)-Socuéllamos y Tomelloso, donde enlazaría con la via 29 (Per Lusitaniam ab Emerita Caesarea Augusta) que iba de Mérida a Zaragoza; todavía hoy se conoce esta via como "el carril de Iniesta" (S. Palomero). La explicación de por qué no está indicada Egelasta en el itinerario, podría deberse a que las ciudades principales de la ruta serían conocidas de sobra y sería más importante indicar las mansiones o ventas con pozos de agua, más útiles para no perderse y, también, para conocer  de antemano donde descansar y abastecerse para seguir el viaje. No podían obviarse, lógicamente, las ciudades importantes cuando eran punto de partida (v.gr. Laminio) o final del recorrido (Caesaraugusta).

Como puede apreciarse, la mansión o lugar con pozos Ad Putea no parece que pueda identificarse con Pozoamargo.
Pozoamargo. Mayo-2008

YYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYY    iiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii     YYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYY


Continuará ..............

Ir a Historia moderna; ir a Portada; ir a Pozoamargo
***************


Top