Portada
Gilgamés
Revista FURTIVO
Ciudadanos del mundo
Muisne
Días de Otoño en Valdecabras
Esculturas de Vicente Marín
Esculturas de Julia
Fotos-Actualidad gráfica
Fotos-DíasdeotoñoenValdecabras1
Fotos-DíasdeOtoñoenValdecabras2
Fotos de Pozoamargo
Fotos de Valdecabras
Anuncios gratis
Poesía
Mis rimas
Pozoamargo
Valdecabras
CuencosdeCuenca
Variopinta
Hongos y setas
Opina
Libro de Visitas
Pozoamargo.Fotos
 


pppppppppppppppppppppppppppppppppppppppppppppppppbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbb

       Si no te convence la respuesta: "Poesía ....... eres tú" o, simplemente, quieres saber qué es la poesía, lee poesía; es la mejor manera de aprender; aquí va una selección:

Si quieres leer alguna de las que yo escribo, pulsa aquí

vvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvv 


¿Qué es poesía?, dices, mientras clavas
en mi pupila tu pupila azul
¿Que es poesía? ¿Y tú me lo preguntas?
Poesía ... eres tú.

(G.A. Bécquer; segunda mitad del siglo XIX)

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡       iiiiiiiiiiiiiiiiiiiii        ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

                                            Y la vida sigue


La rosa de tu jardín

                                                   Están vibrando las hojas
                                                   y trae la brisa hasta mí,
                                                   por entre arboledas verdes,
                                                   perfumes de tu jardín;

                                                 de aquel tu jardín ameno
                                                 de colores y de luz,
                                                 donde, de las rosas varias,
                                                 eres la más bella tú.

                                                   En tropel vienen aromas
                                                   del rosal que tú has plantado,
                                                   y apasionados me cercan,
                                                   creen que soy tu enamorado;

                                                      la razón darles quisiera,
                                                      mas tú, si vienes, te vas,
                                                      y negra sombra me dejas,
                                                      solo, con mi soledad.

                                                   Lejos quedan ya los días
                                                   en que me venías a ver,
                                                   tardes de fulgencia clara,
                                                   cuando te empecé a querer,

                                                cuando a tus leves sonrisas
                                                no supe corresponder
                                                y, viviendo en otros mundos,
                                                no te pude comprender.

                                                   Si te llamo ahora, no vienes,
                                                   sabes que yo ya no iré,
                                                   que el corazón tengo herido
                                                   de rosas que no corté;

                                                      pero quizás algún día
                                                      alguna rosa, quizá,
                                                      a curarme las heridas
                                                      acuda y me enseñe a amar;

                                                   que yo creí en el amor
                                                   y siempre tengo, sabrás,
                                                   para una rosa las puertas
                                                   abiertas de par en par.


(Poesía reconstruida a partir de las ruinas que quedaron en la memoria del autor, de otra que perdió)

Yo conozco a su autor


larosadetujardínlarosadetujardínlarosadetujardínlarosadetujardínlarosadetujardínlarosadetujardínlarosadetujardínlarosadetujardínlarosadetujardín

Testamento de Don Quijote


De un molimiento de huesos             a duros palos y piedras,
Don Quijote de la Mancha                 yace doliente, sin fuerzas.
Tendido sobre un pavés,                   cubierto con su rodela,
sacando,como tortuga,                      de entre conchas la cabeza;
con voz roída y chillando,                  viendo al escribano cerca,
así,por falta de dientes,                     habló con él, entre muelas;
“Escribid,buen caballero,                   que Dios en quietud mantenga,
el testamento que fago                      por voluntad postrimera.
Y en lo de su entero juicio,                que ponéis a usanza vuesa,
basta poner decentado,                     cuando entero no lo tenga.
A la tierra mando el cuerpo;              como mi cuerpo la tierra,
que,según está de flaco,                   hay para un bocado apenas.
En la vaina de mi espada                  mando que llevado sea
mi cuerpo, que es ataúd                    capaz para su flaqueza.
Que,embalsamado, me lleven           a reposar a la iglesia,
y que, sobre mi sepulcro,                  escriban esto en la piedra:                
“Aquí yace Don Quijote,                    el que en provincias diversas
los tuertos vengó y los bizcos,           a puro vivir a ciegas.”
A Sancho mando las islas                  que gané con tanta guerra,
con que si no queda rico,                   aislado,a lo menos, queda.
Ítem,al buen Rocinante                      dejo los prados y selvas,
que crio el Señor del cielo                  para alimentar las bestias;
mándole mala ventura                        y mala vejez con ella,
y duelos en que pensar,                     en vez de piensos y hierbas.
Mando que al moro encantado          que me maltrató en la venta,
los puñetes que me dio                      al momento se le vuelvan.
Mando a los mozos de mulas             volver las coces soberbias
que me dieron por descargo               de espaldas y de conciencia.
De los palos que me han dado,          a mi linda Dulcinea,
para que gaste el invierno,                  mando cien cargas de leña.
Mi espada mando a una escarpia,      pero desnuda la tenga,
sin que a vestirla otro alguno,             si no es el orín, se atreva.
Mi lanza mando a una escoba,           para  que puedan con ella
echar arañas del techo,                      cual si de San Jorge fuera.
Peto,gola y espaldar,                          manopla y media visera
lo vinculo en Quijotico,                        mayorazgo de mi hacienda
Y lo demás de los bienes                    que en este mundo se quedan
lo dejo para obras pías,                      de rescate de princesas.
Mando que, en lugar de misas,           justas, batallas y guerras
me digan, pues saben todos               que son mis misas aquestas.
Dejo por testamentarios                      a don Belianís de Grecia,
al caballero del Febo,                          a Espaldín, el de las jergas.
”Allí fabló Sancho Panza,                    bien oiréis lo que dijera,
con tono duro y despacio                    y la voz de cuatro suelas:
“No es razón, buen señor mío,           que,cuando vais a dar cuenta
al Señor que vos crió,                         digáis sandeces tan fieras.
Sancho es, señor, quien vos fabla,     que está a vuestra cabecera
llorando a cántaros, triste,                   un turbión de lluvia y piedra.
 dejar por testamentarios                     al cura que vos confiera,
al regidor Per`Antón                             y al cabrero Gil Pazueca.
Y dejaos de Esplandines,                    pues tanta inquietud nos cuestan,
y llamad a un religioso,                        que os ayude en esta brega.”
“Bien dices –le respondió                    Don Quijote con voz tierna-;
ve a la Peña Pobre, y dile                    a Beltenebros que venga.”
En esto la Extremaunción                    asomó ya por la puerta;
pero él, que vio al sacerdote                con sobrepelliz y vela,
dijo que era el sabio propio                  del encanto de Niquea;
y levantó el buen hidalgo                     por hablarle la cabeza.
Mas viendo que ya le faltan                 juicio,vida, vista y lengua,
el escribano se fue                              y el cura se salió afuera.

   (de Francisco de Quevedo. Siglo XVII)

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

El hombre de la selva contra los hombres

¡Sobre vosotros lanzaré las vides
de pies veloces, y a la selva entera
mandaré luego que hasta el mismo rastro
que en pos vuestro dejéis, a borrar vaya! 

Ante ella se hundirán todos los techos,
quedarán sin sostén los viejos muros,
y la amarga enredadera, como un manto,
irá a cubrirlo todo con sus hojas. 

Donde a reuniros vais, irán los míos
a aullar sin tregua, y del dintel colgantes
se verán en la puerta del establo
a los grandes murciélagos inmóviles; 

   y tendréis por guardiana a la serpiente
   que en vuestro hogar reposará tranquila,
   y la amarga enredadera irá a dar fruto
   donde hoy en lechos os tendéis vosotros. 

   Yo haré que, aunque sin ver a mis amigos,
   sintáis su azote y les oigáis temblando:
   de noche he de mandarlos, cuando el suelo,
   no ilumina todavía la luna. 

   Yo os daré por pastor al fiero lobo
   que en no acotados campos irá a erguirse,
   y la amarga liana sus simientes
  esparcirá donde el amor gozásteis. 

   Yo en vuestros campos lanzaré a mi pueblo
   y, al frente de él, aun antes que vosotros,
  iré a segarlos y, ya el pan perdido,
  tendréis que ir a espigar tras nuestras huellas. 

   Serán de hoy más los ciervos vuestras yuntas
   para labrar las tierras devastadas,
   que donde alzarse vuestro hogar solía
  sólo abrirá sus hojas la liana. 

   Sobre vosotros lanzaré las vides
   de pies que lejos van: vuestros linderos
  los borrará la selva al invadiros
  y el bosque ha de reinar en vuestros prados. 

   Los techos se hundirán en vuestras casas,
   quedarán sin sostén los viejos muros
   y la amarga enredadera con sus hojas
  irá a cubriros para siempre a todos.

                                            Rudyard Kipling

(Del original de arriba, he cambiado un vocablo indio -que no recuerdo- por liana y enredadera)

          La ermita de San Simón:

      R o m a n c e

           En Sevilla está una ermita      cual dicen deSan Simón,
           a donde todas las damas      iban a hacer oración.
           Allá va la mi señora,        sobre todas la mejor,
           saya lleva sobre saya,       mantillo de un tornasol,
           en la su boca muy linda      lleva un poco de dulzor,
           en la su cara muy blanca        lleva un poco de color,
           y en los sus ojuelos garzos    lleva un poco de            alcohol,
           a la entrada de la ermita      relumbrando como el sol.
           El abad que dice la misa,       no la puede decir,non,
           monacillos que le ayudan,        no aciertan responder,
           non,
           por decir: amén, amén,       decían: amor, amor.
                  ........................................................................................................................................

                       {{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{{  }}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}}

        Madre, la mi madre,               guardas me ponéis;
      que si yo no me guardo,         no me guardaréis.
     
               Dicen que está escrito,            y con gran razón,
               ser la privación                       causa de apetito:
               crece en infinito                     encerrado amor;
               por eso es mejor             que no me encerréis,
               que si yo no me guardo,         no me guardaréis.
              
                          Si la voluntad                por sí no se guarda,
                          no la harán la guarda      miedo o calidad;
                          romperá en verdad                 por la misma muerte,
                          hasta hallar la suerte               que vos no entendéis.
                          Que si yo no me guardo,        no me guardaréis.

                                     Quien tiene costumbre           de ser amorosa,
                                     como mariposa                       se irá tras su lumbre,
                                     aunque muchedumbre            de guardas le pongan,
                                     y aunque más propongan       de hacer lo que hacéis,
                                     que si yo no me guardo          no me guardaréis.

                                                  Es de tal manera          la fuerza amorosa,
                                                   que a la más hermosa             la vuelve en quimera:
                                                   el pecho de cera,                de fuego la gana,
                                                   las manos de lana,               de fieltro los pies.

                                                            Que si yo no me guardo,        no me guardaréis.

         
                                  Miguel de cervantes

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

SEVILLA

               Río de Sevilla        ¡cuán bien pareces
               con galeras blancas        y ramos verdes!
               Vienen de Sanlúcar        rompiendo el agua,
               a la Torre del Oro        barcos de plata.
               Barcos enramados        van a Triana,
               el primero de todos        me lleva el alma.
               A San Juan de Alfarache        va la morena
               a trocar con la flota        plata por perlas.
               Zarpa la capitana,        tocan a leva,
               y los ecos responden        a las trompetas.
               Sevilla y Triana        y el río enmedio;
               así es tan de mi gusto        mi amado dueño.
               Río de Sevilla,        ¡quién te pasase
               sin que la mi servilla        se me mojase.
               Salí de Sevilla        a buscar mi dueño,
               puse al pie pequeño        dorada servilla;
               como estoy a la orilla        mi amo rmirando,
               digo suspirando:        ¡quién te pasase
               sin que la mi servilla        se me mojase!


 Lope de Veaga. Siglo XVII                     

Campos de Soria VIII

He vuelto a ver los álamos dorados,
álamos del camino en la ribera
del Duero, entre San Polo y San Saturio,
tras las murallas viejas
de Soria —barbacana
hacia Aragón, en castellana tierra—.
Estos chopos del río, que acompañan
con el sonido de sus hojas secas
el son del agua, cuando el viento sopla,
tienen en sus cortezas
grabadas iniciales que son nombres
de enamorados, cifras que son fechas.
¡Alamos del amor que ayer tuvisteis
de ruiseñores vuestras ramas llenas;
álamos que seréis mañana liras
del viento perfumado en primavera;
álamos del amor cerca del agua
que corre y pasa y sueña,
álamos de las márgenes del Duero,   
conmigo vais, mi corazón os lleva!

(Antonio Machado; primera mitad del s. XX.)

                                                             nnnnnnnnnnnnnnn   NNNNNNNNNNNNNNNN   nnnnnnnnnnnnnnnnn

EL PRADO

........................... .................
Yo, el maestro Gonzalo     de Berceo llamado,
yendo en romería     acaecí en un prado
verde, y bien sencido,     de flores bien poblado,
lugar apetecible     para el hombre cansado.
 
Daban olor soberbio     las flores bien olientes,
refrescaban al par     las caras y las mentes;
manaban cada canto     fuentes claras corrientes,
en verano bien frías,     en invierno calientes.

Gran abundancia había     de buenas arboledas,
higueras y granados,     perales, manzanedas,
y muchas otras frutas     de diversas monedas,
pero no las había     ni podridas ni acedas.
 
La verdura del prado,     el olor de las flores,
las sombras de los árboles     de templados sabores
refrescáronme todo,     y perdí los sudores:
podría vivir el hombre     con aquellos olores.
 
Nunca encontré en el siglo     lugar tan deleitoso,
ni sombra tan templada,     ni un olor tan sabroso.
Me quité mi ropilla     para estar más vicioso
y me tendí a la sombra     de un árbol hermoso.
 
A la sombra yaciendo     perdí todos cuidados,
y oí sones de aves     dulces y modulados:
nunca oyó ningún hombre     órganos más templados
ni que formar pudiesen     sones más acordados.
 
Unas tenían la quinta     y las otras doblaban;
otras tenían el punto,     errar no las dejaban.
Al posar, al mover,     todas se acompasaban:
aves torpes o roncas     allí no se acostaban.
 
No hay ningún organista,     ni hay ningún violero,
ni giga, ni salterio,     ni mano de rotero,
ni instrumento, ni lengua,     ni tan claro vocero
cuyo canto valiese     junto a éste un dinero.
 
Pero aunque siguiéramos     diciendo sus bondades,
el diezmo no podríamos     contar ni por mitades:
tenía de noblezas     tantas diversidades
que no las contarían     ni priores ni abades.
 
El prado que yo os digo     tenía otra bondad:
por calor ni por frío     perdía su beldad,
estaba siempre verde     toda su integridad,
no ajaba su verdura     ninguna tempestad.
 
En seguida que me hube     en la tierra acostado
de todo mi lacerío     me quedé liberado,
olvidé toda cuita     y lacerio pasado:
¡el que allí demorase       sería bien venturado!
 
Los hombres y las aves     cuantas allí acaecían
llevaban de las flores     cuantas llevar querían,
mas de ellas en el prado     ninguna mengua hacían:
por una que llevaban,     tres y cuatro nacían......................

                     
                    GONZALO  DE  BERCEO  (siglo XIII)

             

000000000000          oooo    bbbbbbbbbb    oooo    000000000000000000000000                   

El Viaje
................................................................................

  No me esperes más
  si fueras mi amada.

  Yo ya no estaré
  aunque tú llegaras,
  que me empuja el alma
  a viajar muy lejos,
  lejos como lejos van
  las líneas torcidas
  de un extraño mapa;
  las líneas que surcan
  ríos de aguas claras,
  montañas nevadas,
  desnudas montañas
  que las nubes blancas,
  con sus alfileres,
  eternamente arañan.

  Detrás de esas cumbres,
  quizá una mañana,
  o bien una tarde,
  quizá también clara,
  encuentre el paisaje
  en el que tú siempre,
  y yo nunca estaba.

  Que fugaz el aire,
  las aves, las plantas!
  ¡Que eternos los montes,
  que eternas las almas!
 
 

 Acaso la mía,
 en eterna danza,
 no te adivinó
 donde tú aguardabas.

 Me entretuve mucho
 mirando la nada
 y no vi los lagos,
 los ríos, las aguas
 donde tú, quizá, 
 sobre sus riberas,
 descuidada andabas.

 Pero ya no esperes
 si entre aguas andas,
 o por prados corres,
 la brisa en la cara,
 que voy por barrancos,
 imposibles navas,
 cumbres borrascosas
 que el mapa no marca.
 
 Y no volveré
 ya sobre mis pasos,
 que voy por senderos,
 por trochas sembradas
 de piedras y abrojos,
 de guijarros rotos,
 que no marca el mapa.
,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,
............................................             También conozco al autor

222222222222222@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@2222222222


VVVVVVVVVVVVVV   vvvvvvvvvvvvvvvv    VVVVVVVVVVVVVV   vvvvvvvvvvvvvvv

Ante el monte de los cedros

Estaban allí aturdidos
en la orilla de aquel monte
y, durante largo tiempo,
dejaron volar su vista
sobre los cedros tan altos;
no dejaban de mirar,
la entrada al monte buscando.
 
Por donde Jumbaba andaba
se había hecho una senda;
se les había allanado
el camino, era fácil
poder transitar por él. 
 
Y pudieron contemplar
aquel monte de los cedros,
la morada de los dioses,
el alto trono de Istar;
florecía en las laderas
el esplendor de los cedros,
allí se manifestaba
su riqueza lujuriosa;
placentera era su sombra
y dulce era su olor.
 
La maleza era espinosa 
debajo del techo oscuro
de las ramas; entre cedros
crecían los bienolientes
arbustos de enebro y mirra.

(Sin-Lequiunini. Del Cantar de Gilgamés; siglo XII a.n.e.)

sssssssssssssssss       LLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLL       uuuuuuuuuuuuuuuu

Libre te quiero

          Libre te quiero,
          como arroyo que brinca
          de peña en peña,.
          pero no mía.
          Grande te quiero,
          como monte preñado
          de primavera,
          pero no mía.
          Buena te quiero,
          como pan que no sabe
          su masa buena,
          pero no mía.
          Alta te quiero,
          como chopo que al cielo
          se despereza,
   pero no mía.
   Blanca te quiero,
   como flor de azahares
   sobre la tierra,
   pero no mía.
   Pero no mía
   ni de Dios ni de nadie
   ni tuya siquiera.

(Agustín García Calvo; segunda mitad del siglo XX.)

aaaaaaaaaaaaa ..... GGGGGGGGGGGGG  .....  cccccccccccccc ......  aaaaaaaaaaaaaaa


Del monte en la ladera
por mi mano plantado tengo un huerto,
que con la primavera
de bella flor cubierto
ya muestra en esperanza el fruto cierto.

Y como codiciosa
de ver y acrecentar su hermosura,
desde la cumbre airosa
una fontana pura
hasta llegar corriendo se apresura.

Y luego sosegada,
el paso entre los árboles torciendo,
el suelo de pasada
de verdura vistiendo,
y con diversas flores va esparciendo.

          que del oro y del cetro pone olvido. ...............

(Fray Luis de León).

  ]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]       *************        [[[[[[[[[[[[[[[[[[[[[        ************

                                       Negra sombra

                                  Cando penso que te fuche,
                                   negra sombra que me asombras,
                                   a o pe dos meus cabezales
                                  tornas facendome mofa. 

                                   Cando maxino que és ida,
                                   no mesmo sol te me amostras,
                                  i eres a estrela que brila,
                                   i eres o vento que zoa. 

                                  Si cantan, és ti que cantas;
                                  si choran, és ti que choras,
                                  i és o marmurio do río
                                  i és a noite i és a aurora. 

                                 En todo estás e ti és todo,
                                 pra min i en min mesma moras,
                                 nin me abandonarás nunca,
                                 sombra que sempre me asombras.


                                    Rosalía de Castro (S. XIX-XX)

                                               PARIS

Y al igual que un corcel en el establo,
cebado en el pesebre con cebada,
destroza de un tirón sus ataduras
y al galope recorre la llanura,
el suelo con sus cascos golpeando,
a bañarse habituado en las corrientes
de las aguas hermosas de algún río,
y orgulloso de sí la cerviz yergue
y de uno y otro lado de su cuello
vanle al compás las crines oscilando,
y a él, bien seguro de su lozanía,
muy ligeras sus patas le conducen
hacia donde se encuentra su querencia,
hasta el pasto y manada de las yeguas,
así el Priamida París descendía
desde lo alto de la ciudadela
de Pérgamo y cual sol resplandecía,
arrogante y fulgente por sus armas.»

(Homero; Ilíada, VI, siglo VIII-VII a.d.n.e. Versificada por  A. López Eire, en la Introducción
a la Odisea, Colec. Austral, Espasa Calpe)

++++++++++++++¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!++++++++++

EL AMOR

                                                                «Para Isabel Talavera»
(Fragmentos de «MIM»)

   (El no puede recordar la orilla de su manto sin bordados, Ella no pierde su costumbre de la niebla)

   Nacía El Día entre el copo y la espada. Nunca pudisteis re­sistir La Aurora, llena de pinchos, de erizos incrustándose en las ingles, del tibio olor agraz en las axilas.

   (El se dejó los rizos tras las hojas del maíz, cada mañana soltaba sus manos en Agua de Nieve. También Ella abandonó Tantas Cosas, mas era como si no le importase.)

   La Casa del Amor quedaba situada sobre un rizo flotante del camino. A la puerta llegaban hilillos de flores, y todas se reconocían por sus labios más o menos grandes.

   Algunas de estas flores murieron sobre el lecho. Otoño sal­picado, suave Luz de los pétalos lucientes.                                                               En cambio
los pájaros mostráronse reacios a cambiar su vuelo por La Imagen De Los Dos Amantes.

   (El gustaba defender el corazón del lobo como algo bello, Ella sólo tiene el corazón de El. Ambos tenían un sauce en la frente.)

   Nunca pudisteis resistir La Aurora. Ahora La Primera Luz era esperada sin descanso. Por algunas razones es más dulce la mañana en los cuerpos.

   ¡Oh el blanco remo!
   la barca que flotaba solitaria, ha sido vista viajando junto a otra barca. Las dos tripulaciones vestían iguales telas, las gaviotas se detenían en sus mástiles. También algún albatros
   distribuyó sus plumas por cubierta.

   (El era de Un País de Brumas, Ella
   continuamente danza los ritmos aprendidos en El Sur Salino.           Algunas veces se les vio llorar al recordar los campos.)
 
   El Cáliz Que Venía
   se llena hoy de zumos zureantes, tornasoladas bocas lo des­bordan. Sólo
ocurre que a veces, ¡oh Amarilla Grieta de Es­pumas!
   un humo recorre sus huesos, un camino de hormigas
   resurge
   y El recuerda la orilla de su manto sin bordados, y Ella
   pierde su costumbre de niebla y llora amargamente.

 (Nadie sabe dónde desapareció La Casa)  

(Rafael Talavera; del Libro "70 años de poesía en Cuenca", Ed. El Toro de Barro. Segunda mitad del siglo XX.)  

(Los versos de la poesía anterior est´n descolocados, por dificuldad de la plantilla en que escribo; algún día intentaré corregir este error) 

                                                                                                                     /////////////////////      ||||||||||||||        //////////////////              

Mañana iré al río

    Mañana iré al río
    por la verde senda,
    aquella que en mayo,
    cuando las calores,
    cuando las alondras,
    se pierde en la sombra.  

          Aunque no se vea,
          aunque a ciegas vaya,
          iré a sus riberas
          y preguntaré a los peces
          si ha pasado ella;  

                   Si ha pasado sola
                   -con su orla blanca-
                   o si no ha pasado,
                   o iba con su amante,
                   envuelta en la niebla
                   -con su orla negra-.  

                            Me sentaré allí,
                            donde sus riberas,
                            con los pies desnudos
                            removiendo el agua y,
                            despreocupado,
                            esperaré nuevas.

                                    Pronto llegará,
                                    o quizá más tarde,
                                    una trucha azul
                                    de reflejos llena
                                    o, quizá, de plata,
                                    también con fulgores
                                    y, en ondulaciones
                                    de encendidas ascuas,
                                    me traerá noticias: 
                                   
                                             si ha pasado ya
                                             -con su orla blanca-
                                             y hacia dónde iba,
                                             o si no ha pasado,
                                             o iba con su amante
                                             -con su orla negra-,
                                             envuelta en la niebla.  

                                                    Allí, desprovisto
                                                    de otras inquietudes,
                                                    no miraré al sol
                                                    para que, mañana,
                                                    camine despacio
                                                    o bien se detenga
                                                    en su eterno andar.  

                                                           Llegará la tarde,
                                                           que prisas no tengo,
                                                           y allí, ensimismado,
                                                           a espaldas del tiempo,
                                                           solo lloraré
                                                           si los peces fríos,
                                                           con sus resplandores,
                                                           no me dan respuesta.

     
                     - También conozco a su autor -

                               %%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%

                                                Canción

                                         Quien no estuviere en presencia
                                         no tenga en fe confiança,
                                         pues son olvido y mudança
                                         las condiciones de ausencia.

                                         Quien qusiere ser amado
                                         trabaje por ser presente,
                                         que cuan presto fuere ausente,
                                         tan presto será olvidado;

                                        y pierda toda esperança
                                        quien no estuviere en presencia,
                                        pues son olvido y mudanza
                                        las condiciones de ausencia.

(Jorge Manrique. Segunda mitad del siglo XV)                        

///////////////////////////     oooooooooo     ////////////////////////     ooooooooooo      ///////////////////

El terruño

Madreselva

             Por la corriente callada
             vuelve alegre el marinero a casa
             desde las lejanas islas
             donde acaparando estuvo.
             Bien quisiera, también yo,
             volver a la tierra mía,
             mas, ¿que he cosechado yo,
             si no fue padecimientos?
 
                                 Riveras queridas
                                 en las que crecí,
                                 ¿calmáis las penas de amor?,
                                 ¿me daréis, si vuelvo,
                                 selvas de mi niñez,
                                 el descanso nuevamente?

                                  (F. Hölderlin; segunda mitad del siglo XVIII)

BWB ---bwb---BWB---bwb---BWB---bwb---BWB---bwb---BWB---bwb---BWB---bwb

           Del Cabildo de los gatos  

             ......... “Yo soy un gato de bien,                   aunque soy muy desgraciado:
             a puro barrer sartenes                         he perdido los mostachos;
             que la hambre de mi casa                   me fuerza a andar mendigando;
             en casa un rico avariento                    penitente vida paso,
             sábenlo Dios y mis tripas                   y los vecinos del barrio.
             No me ha aporreado nunca;               sólo tengo esa regalo,
             aunque yo sospecho dél                     que por no dar, no me ha dado.
             Hoy porque pesqué un mendrugo           me dijo: “No hacerte andrajos
             agradécele a tu cuero,                        que para un bolsón lo guardo.
             ”Ved si espero buena suerte.”  .............................

                               (de Francisco de Quevedo. Siglo XVII)

             *********************************************************************

                                             La serrana

                                 “ Pues dame una cinta
                                 bermeja, bien tynta,
                                 e buena camisa,
                                 fecha a mi guisa
                                 con su collarada.
                                      Dame buenas sartas
                                      d´estaña e hartas,
                                      e dame halía
                                      de buena valya,
                                      pelleja delgada.
                                           Dame buena toca,
                                           lystada de cota,
                                           e dame çapatas,
                                           bermejas byen altas,
                                           de pieça labrada.
                                                Con aquestas joyas,
                                                quiero que lo oyas,
                                                serás byen venido:
                                                serás mi marido
                                                e yo tu velada.”
                                                     “Serrana señora,
                                                      tant´ algo agora
                                                      non trax´ por ventura;
                                                      faré fiadura
                                                      para la tornada.”
                                                           Díxome la heda:
                                                           “Do non hay moneda,
                                                           non ay merchandía
                                                           nin ay tan buen día
                                                           nin cara pagada.
                                                                Non ay mercadero
                                                                bueno sin dinero,
                                                                e yo non me pago
                                                                del que non da algo
                                                                nin le dó posada.
                                                                     Nunca d´ omenaje
                                                                     pagan ostalaje;
                                                                     por dineros face
                                                                     ome cuanto´ l plase:
                                                                     cosa es probada.”

(Arcipreste de Hita; segunda mitad del siglo XIV.)

sssssssssssss         PPPPPPPPPPPPPPPPPPPP        ssssssssssssssss

  Maldoror                          

"Si le preguntan por qué ha elegido la soledad por compañera, eleva los ojos al
cielo, reteniendo con esfuerzo una lágrima de reproche a la Providencia,
pero no responde a esa pregunta imprudente que hace extender por
la nieve de sus párpados el rubor de la rosa matutina"

(Conde de Lautrèamont. Maldoror. s. XIX-XX).

    <<< +++ <<< +++   >>> +++ >>>   >>> <.<.<.


Tres morillas me enamoran
en Jaén:
Axa y Fátima y Marién.

Tres morillas tan garridas
ivan a coger olivas
y hallábanlas cogidas
y tornaban desmaídas
y las colores perdidas
en Jaén:
Axa y Fátima y marién.

Tres moricas tan loçanas,
tres moricas tan loçanas
yvan a coger mançanas
a Jaén:
Axa y Fátima y Marién.

(Anónimo. Segunda mitad del siglo XV)


LLLLLLLLLLLLLLL     vvvvvvvvvvvvvvvvv     JJJJJJJJJJJJJJJJJJJJ

A F.García Lorca

A Federico García Lorca
poeta de Granada
(1924)
I
(Otoño)
 
En esta noche en que el puñal del viento
acuchilla el cadáver del verano,
yo he visto dibujarse en mi aposento
tu rostro oscuro de perfil gitano.
 
Vega florida. Alfanges de los ríos,
tintos en sangre pura de las flores.
Adelfares. Cabañas. Praderíos.
Por la sierra, cuarenta salteadores.
 
Despertaste a la sombra de una oliva,
junto a la pitiflor de los cantares.
Tu alma de tierra y aire fue cautiva...

Abandonando, dulce, sus altares,
quemó ante ti una anémona votiva
la musa de los cantos populares.

(Rafael Alberti; primera mitad del siglo XX)

((((((((((((((((     ooooo     OOOOO     ooooo     )))))))))))))))))

Mañana le abriremos

(Se consideró anónimo, aunque últimamente se da por cierto que es de Lope de Vega -por la fecha en que fue escrito y porque es difícil imaginar que fuera otra persona quien escribiera el que, para mí, es el soneto mejor escrito en nuestro idioma-. Quevedo, de todas formas, hubiera sido más que capaz de ecribir algo así).

¿Qué tengo yo, que mi amistad procuras?
¿Qué interés se te sigue, Jesús mio
que a mi puerta, cubierto de rocío,
pasas las noches del invierno escuras?

¡Oh, cuánto fueron mis entrañas duras,
pues no te abrí!¡Qué extraño desvarío,
si de mi ingratitud el hielo frío
secó las llagas de tus plantas puras!

¡Cuántas veces el ángel me decía:
"¡Alma, asómate agora a la ventana,
verás con cuánto amor llamar porfía!"

¡Y cuántas, hermosura soberana,
"mañana le abriremos", respondía,
para lomismo responder mañana.

TTTTTTTTTTTTT     ttttttttttttttttttttt     TTTTTTTTTTTTTT          tttttttttttttttttttttt            TTTTTTTTTTTT


La más bella niña
de nuestro lugar,
hoy viuda y sola
y ayer por casar,
viendo que sus ojos
a la guerra van,
a su madre dice,
que escucha su mal:
Dexadme llorar,
orillas del mar.


Pues me distes, madre,
en tan tierna edad
tan corto el placer,
tan largo el penar,
y me cautivastes
de quien hoy se va 
y lleva las llaves
de mi libertad.
Dexadme llorar,
orillas del mar.

 
En llorar conviertan
mis ojos de hoy más
el sabroso oficio
del dulce mirar,
pues que no se pueden
mejor ocupar
yéndose a la guerra
quien era mi paz.
Dexadme llorar,
orillas del mar.

 
No me pongáis freno
ni queráis culpar;
que lo uno es justo,
lo otro por demás.
Si me queréis bien
no me hagáis mal;
harto peor fue
morir y callar.
Dexadme llorar,
orillas del mar.

 
Dulce madre mía,
¿quién no llorará,
aunque tenga el pecho
como un pedernal,
y no dará voces
viendo marchitar
los más verdes años?
Dexadme llorar,
orillas del mar.

 
Váyanse las noches,
pues ido se han
los ojos que hacían
los míos velar;
váyanse y no vean
tanta soledad
después que en mi lecho
sobra la mitad.
Dexadme llorar
orillas del mar.

(Luis de Góngora. Siglo XVII)

SSSSSSSSSSSSSS     sssssssssssssssss      SSSSSSSSSSSSSS


¡Quién hubiese tal ventura
sobre las aguas del mar
como hubo el conde Arnaldos
la mañana de San Juan!
Con un falcón en la mano
la caza iba a cazar,                
vio venir una galera
que a tierra quiere llegar.
Las velas traía de seda,
la jarcia de un cendal,
marinero que la manda
diciendo viene un cantar
que la mar facía en calma,
los vientos hace amainar
los peces que andan nel hondo
arriba los hace andar,
las aves que andan volando
nel mástil las faz posar.
Allí fabló el conde Arnaldos
bien oiréis lo que dirá:
—Por Dios te ruego, marinero,
digasme ora ese cantar.
—Yo no digo esa canción
sino a quien conmigo va.

(Romance anónimo; siglo XV)

HHHHHHHHHH   oooooooo   iiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii   oooooooo   HHHHHHHHHH

                                                                             Ojos claros

                                                       Ojos claros, serenos,
                                                       si de un dulce mirar sois alabados,
                                                       ¿por qué, si me miráis miráis airados?
                                                       Si cuanto más piadosos
                                                       más bellos parecéis a aquel que os mira,
                                                       no me miréis con ira,
                                                       porque no parezcáis menos hermosos.
                                                       ¿Ay, tormentos rabiosos!
                                                       Ojos caros, serenos,
                                                       ya que así me miráis,
                                                       miradme al menos.

                                                   (Gutierre de Cetina)

ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ    ccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccccc    ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ

                                                                              ROSA BLANCA

                                                        Cultivo una rosa blanca,
                                                         en julio como en enero,
                                                         para el amigo sincero
                                                         que me da su mano franca.
 
                                     Y para el cruel que me arranca
                                     el corazón con que vivo,
                                                                        cardo ni ortiga cultivo;
                                                                        cultivo la rosa blanca.

                                                              (José Martí Pérez. S. XIX)

MMMMMMMMMMMM         iiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii        OOOOOOOOOOOOOO       iiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii          MMMMMMMMMMMMM



.................
Nace en las Indias honrado,
donde el mundo le acompaña;
viene a morir en España
y es en Génova enterrado.
Y pues quien le trae al lado
es hermoso, aunque sea fiero,
poderoso caballero
es don Dinero.

Es galán y es como un oro,
tiene quebrado el color,
persona de gran valor,
tan cristiano como moro;
pues que da y quita el decoro
y quebranta cualquier fuero,
poderoso caballero
es don Dinero.

Son sus padres principales
y es de nobles descendientes,
porque en las venas de Oriente
todas las sangres son reales;
                                        pues es quien hace iguales
                                        al duque y al ganadero,
                                        poderoso caballero
                                        es don Dinero. ...................                                                                

                                                                                      (F. de Quevedo)

====================     00000     =====================

Florecillas rojasAmarilla rosaFlores violetaMargaritas rojasPasionaria


Tus cartas son un vino
que me trastorna
y son el único alimento
para mi corazón.

Desde que estoy ausente
no sé sino soñar,
igual que el mar tu cuerpo,
amargo igual que el mar.

Tus cartas apaciento
metido en un rincón
y por redil y hierba
les doy mi corazón.

Aunque bajo la tierra,
mi amante cuerpo esté,
escríbeme, paloma,
que yo te escribiré.

Cuando me falte sangre
con zumo de clavel,
y encima de mis huesos
de amor cuando papel.

Miguel Hernández; primera mitad del siglo XX)

((((((((((((((     ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿     ??????????????     )))))))))))))))))


Por el mes era de mayo,
cuando hace la calor,
cuando canta la calandria
y responde el ruiseñor,
cuando los enamorados
van a servir al amor,
sino yo triste, cuitado,
que vivo en esta prisión,
que ni sé cuándo es de día,
ni cuándo las noches son,
sino por una avecilla
que me cantaba al albor.
Mátemela un ballestero,
¡déle Dios mal galardón!

Anónimo; siglo XV

$$$$$$$$$$$$$$     sssssss     oooo     sssssss      $$$$$$$$$$$$$$



 seguirá

Top